Rionansa aplicarß el coeficiente reductor del 0,87 para ôpaliarö la subida del IBI

Gonzßlez subraya que ôlos vecinos deben tributar por el valor real de sus propiedadesö

Noticias PRC 18 Mayo 2016

El equipo de Gobierno de Rionansa ha acordado aceptar la aplicación del coeficiente reductor del 0,87% en el recibo del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) para “paliar” la subida de este impuesto como consecuencia de la revisión catastral efectuada en 2011 y que debe aplicarse, progresivamente, hasta 2021.

El alcalde, el regionalista Pedro González, ha subrayado que esta decisión se adopta con el objeto de que “los vecinos tributen por el valor real de sus propiedades”. “Es de justicia, que tomemos las medidas que están a nuestro alcance”, ha subrayado.

Por ello, además de aceptar la propuesta de la Gerencia del Catastro de aplicar un coeficiente reductor del 0,87 sobre la base imponible del impuesto, el equipo de Gobierno ha decidido “rebajar” el coeficiente municipal al mínimo legaltamente establecido, el 0,4.

Para González, estas dos medidas contribuirán a “frenar la subida producida por la revisión catatastral” del año 2011.

En este sentido, ha subrayado que esta revisión realizada en el año 2011 ha “supuesto un incremento progresivo en el recibo, que continuará hasta 2021”. “Los valores catastrales están disparados y de ahí la decisión tomada”, ha aseverado.

A pesar de ello,  ha advertido que “la contribución seguirá aumentando inexorablemente por cuestiones ajenas al Ayuntamiento, ya que nos encontramos con una valoración del año 2011 que es obligatorio aplicar sucesivamente en los siguientes 10 años; si bien, con la medida anunciada el incremento será menor”, ha sostenido.

González ha señalado que, según la Gerencia del Catastro, los valores catastrales de los inmuebles del municipio “están por encima un 70% del valor real cuando, lo normal, es que sea un 50%”, ha sostenido.

González ha explicado que Rionansa existe otro factor que contribuye a “disaparar” el rebido del IBI y es que el municipio “carece” de unas normas urbanísticas que “ponderen los coeficientes de edificabilidad y habitabilidad”, lo que provoca que “la gente tribute por su propiedad el máximo de la edificabilidad de su terreno, tanto en altura como en extensión”, ha apuntado. “Es decir, los vecinos no tributan por lo construido, que suele menor”, ha destacado.

Por ello, ha considerado que la aprobación del futuro Plan General de Ordenación Urbana permitirá “ajustar” esas deficiencias.

Por último, González ha apuntado que “"las bajadas de impuestos son medidas fáciles de tomar ya que son bien recibidas por la ciudadanía, pero deben realizarse con cautela, para no perjudicar la solvencia de las arcas municipales".