Revilla quiere ver en cuatro a˝os una Cantabria ôconectada, reindustrializada, innovadora, diferenciada y tratada como todas por el Estadoö

El presidente valora que la región crece y crea empleo pese a la “nula inversión” del Gobierno de España, asegura que la “puñalada trapera” en los PGE “tendrá consecuencias” y reivindica el tren con Bilbao como “la gran inversión de futuro”

Noticias PRC 16 Enero 2019
  • foto

    Revilla interviene en el Foro Econˇmico de El Diario Monta˝Ús. (Foto: Nacho Romero)

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, quiere ver en cuatro años una región conectada con buenas infraestructuras viarias y ferroviarias, reindustrializada, innovadora, diferenciada por su hospitalidad, orgullosa de pertenecer a España y tratada como todas por el Estado. 

En el camino espera contar con el apoyo que hasta ahora el Gobierno de España no está dando a la Comunidad Autónoma, que crece y crea empleo a pesar de la “nula inversión” del Estado y de la “puñalada trapera” que se esconde en los Presupuestos Generales del Estado para 2019, que contemplan un retroceso de la inversión que solo se produce en otros dos territorios. 

“Cantabria no se lo merece y yo tampoco. Y tendrá consecuencias”, ha dicho Revilla, que tan solo ha valorado los 22 millones incluidos para Valdecilla, aunque ha vuelto a reclamar los 100 millones que aún se adeudan. 

El presidente ha realizado estas reflexiones en su intervención en el Foro Económico de El Diario Montañés, donde ha anunciado que el PSIR de La Pasiega estará redactado en un mes y reivindicado el tren con Bilbao como “la gran inversión de futuro” para la región, una vez esté resuelta la conexión ferroviaria de altas prestaciones con la Meseta.  

Miguel Ángel Revilla ha iniciado su conferencia, titulada ‘Retos de futuro para Cantabria’, haciendo balance de legislatura en materia de crecimiento económico y empleo. Así, ha subrayado que Cantabria “está ganando diferencial de crecimiento respecto al conjunto de territorios de España” y lleva varios años creciendo por encima de la media. 

Concretamente, ha señalado que las previsiones para 2018, a la espera de que se publiquen los resultados definitivos, apuntan a un incremento del PIB cántabro del 2,8% frente al 2,5% nacional, y del 2,65% frente al 2,2%, respectivamente, en 2019. En este sentido, ha destacado el efecto tractor de la industria y la recuperación del sector de la construcción. 

Sobre el paro, ha puesto negro sobre blanco los datos de la EPA del tercer trimestre de 2015 y 2018, comparativa que arroja un descenso del desempleo de 20.700 personas y un incremento de la ocupación de 13.000 personas. Además, Cantabria tiene en estos momentos la segunda tasa de paro más baja de España (un 8,9%) tras Baleares, mientras que la media nacional supera el 14,4%. 

También ha puesto en valor que la Comunidad Autónoma ha sido una de las tres que cumplió en 2018 los objetivos de deuda y déficit y la regla de gasto, lo que demuestra que Cantabria tiene en estos momentos “un Gobierno cumplidor".

Tren con Madrid y con Bilbao

El presidente ha hecho mención en su discuro a las grandes "potencialidades" sobre las que se asienta el desarrollo futuro de Cantabria, como la Universidad de Cantabria -"la niña de mis ojo", Valdecilla -"el buque insignia"-, el Puerto de Santander, la industria o el sector agroalimentario. También se ha referido al aeropuerto, que hacerrado el año con 1.107.000 pasajeros y un incremento del 17%, y al proyecto de ampliación de la central hidroeléctrica de Aguayo, que abordará próximanmente, con el consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, empresa propietaria del activo, y que implicará una inversión de 600 millones de euros. 

Sin embargo, ha insistido en que la región sigue “a la espera” de un tren competitivo no solo con Madrid, a través de Palencia, sino también con Bilbao, que es el tren con Europa. Un proyecto que, según ha dicho y después de conversaciones con el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, ahora sí cuenta con el apoyo del Gobierno vasco y que permitiría unir Santander con la capital vizcaína en 40 minutos, “como un metro”, con una o dos paradas. 

“No podemos renunciar a tener un tren a Madrid como tienen todas, pero la gran inversión de futuro es a Bilbao”, ha dicho Revilla, quien tiene este proyecto “entre ceja y ceja” y dará “la matraca” para reclamarlo. De hecho, ha confirmado que el consejero de Transportes, Francisco Martín, se encuentra hoy en Madrid para intentar que los Presupuestos Generales incorporen alguna partida para los estudios iniciales. 

Mientras se concretan las conexiones ferroviarias, Cantabria tiene en marcha dos proyectos que marcarán su futuro inmediato, como son el proyecto logístico del Llano de La Pasiega y la extracción minera en la comarca del Besaya, sobre los que tiene “grandes expectativas” puestas. 

Sobre el primero, el jefe del Ejecutivo cántabro ha adelantado que en un mes estará redactado el PSIR para liberar la “atadura” que representaba la calificación del suelo como de especial protección agrícola. Sobre el segundo, ha apuntado que la empresa canadiense Emerita Resources comenzará, también en el plazo aproximado de un mes, las primeras prospecciones para determinar la bolsa de mineral que hay en la zona, un proyecto que contempla una inversión cercana a los 600 millones de euros y la creación, solamente en la fase de construcción de la mina, de no menos de 2.000 puestos de trabajo. 

Asimismo, ha anunciado que ayer mismo fue concedido el permiso para realizar los sondeos a otra empresa minera, la australiana Slipstream Resources. 

Para Revilla, otra actuación fundamental de aquí a 2020 será la implantación de banda ancha de Internet en todo el territorio regional, que contribuirá a fijar la población en las zonas rurales. 

El presidente ha repasado todos estos factores ante una amplia representación política y empresarial cántabra y, como conclusión, ha manifestado que “Cantabria va bien” y tiene mucho margen de mejora en el futuro, a pesar, incluso, del hándicap fundamental de la falta de apoyo del Estado.

 

Informa: Gabinete de Prensa. Gobierno de Cantabria