Revilla garantiza ôestabilidadö en Cantabria y avanza un replanteamiento del pacto con el PSOE basado en el ôrespetoö a la Presidencia y ôcumplimientoö de los compromisos

El Comité Ejecutivo del PRC se reunirá esta tarde, con el objetivo de convocar, “en una semana”, a la comisión de seguimiento del pacto

Noticias PRC 9 Enero 2020
  • foto
  • foto

El secretario general del PRC y presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, garantiza la “estabilidad” del Gobierno de la comunidad autónoma porque “se queden o se vayan”, en referencial PSOE, “está el PRC”. “La estabilidad no peligra para nada”. 

Así de rotundo se ha mostrado Miguel Ángel Revilla durante su comparecencia ante los medios de comunicación acompañado del diputado nacional del PRC, José María Mazón, y de la secretaria de Organización, Paula Fernández, para abordar la situación política que se vive en la comunidad autónoma tras la investidura de Pedro Sánchez como presidente de España y la amenaza, y posterior renuncia, de abandono del Ejecutivo cántabro del PSOE. 

El líder regionalista, quien ha calificado de “sainete” la actitud mantenida por el PSOE, ha apuntado, no obstante, que esta situación requiere de una reunión de la comisión negociadora del pacto entre regionalistas y socialistas, que “se replanteará”. 

De hecho, ha sido rotundo al indicar que, si el PSOE quiere seguir en el Gobierno, exigirá “respeto” y que “no se ponga en duda” al presidente de Cantabria, “que es una institución”, además de que “el PSOE se ponga, junto al PRC, sin fisuras, para reivindicar el cumplimiento de lo que está firmado” porque, ha reiterado, “son reivindicaciones justas”. 

“No es un órdago. Si no se hace, no puede haber Gobierno. Nosotros no decimos hoy una cosa y mañana otra. Si hay gobierno de coalición, el PSOE tiene que reconocer al presidente de Cantabria y la independencia del partido, para votar en los ámbitos de fuera de Cantabria lo que consideremos conveniente, y la libertad absoluta del PRC”, ha afirmado. 

Al hilo, ha adelantado que esta tarde se reunirá la Ejecutiva del PRC para “analizar en qué circunstancias” puede quedar el pacto de Gobierno con el PSOE y ha advertido que sería “gravísimo” que se tomaran “represalias” –“ni una”, ha advertido- en los proyectos recogidos en el acuerdo de gobierno firmado en junio de 2019 entre los regionalistas y los socialistas para formar Gobierno porque el PRC haya votado diferente en la investidura de Sánchez. 

 “El pueblo de Cantabria no toleraría ni humillaciones ni represalias porque no le hayamos votado al señor Sánchez. Además, le hemos dicho que en los temas recogidos en la Agenda Social (pensiones, dependencia, discapacidad, violencia de género…) va a contar con el voto de Mazón”, así como en el Presupuesto “siempre que se incluyan las obras de Cantabria”, ha sostenido. 

Por ello, ha insistido en que el no del PRC a Sánchez no ha sido “un calentón”, sino el reflejo de la “coherencia” y de la decisión adoptada, por unanimidad, por la Ejecutiva, ya que el escenario era distinto al de junio. 

En este sentido, ha recordado que el PRC ha hablado, siempre, de la “línea roja” que supone “no respetar el orden constitucional” y que, en su opinión, es lo que refleja el acuerdo con ERC “al no aparecer en ningún momento”. 

El líder regionalista ha pedido “respeto” para la formación política que “más votos” tiene en Cantabria, “más alcaldes” y “más militantes” y ha negado rotundamente haber recibido presiones. 

De hecho, ha desvelado que ayer recibió la llamada de la presidenta del Banco de Santander, Ana Botín, asustada por “la carroña” que existe en la política después de “la campaña” lanzada para decir que “en la decisión del partido regionalista ha influido la presidenta del Banco Santander”. “En la vida me ha hablado a mí de política”, ha dicho. 

“Yo no he recibido presiones de nadie y, si he recibido presiones de alguien, ha sido del PSOE, que ha llegado a amenazar con que, si votábamos 'no', rompía el Gobierno regional. Basta que alguien poderoso me venga a decir alguna cosa, para que yo haga la contraria”, ha remachado. 

Por último, ha asegurado que desea "fervientemente" que el Gobierno de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos "salga bien". "Lo deseo con toda mi alma, pero tengo dudas porque no tiene pinta de ser muy estable", ha concluido.