PRC asegura que la Ley de Espectßculos ôno supone impedimentoö para la celebraciˇn de las fiestas de barrios o pueblos

Los regionalistas sostienen que “no se puede eximir del cumplimiento” de las condiciones de seguridad que “exigen” otras normativas

 

Noticias PRC 25 Junio 2018
  • foto

    Pedro Hernando durante su intervenciˇn en la sesiˇn parlamentaria.

El Partido Regionalista de Cantabria ha subrayado hoy que la Ley de Espectáculos “no supone impedimento” para la celebración de las fiestas barrios o pueblos, por lo que considera que “no precisa cambios” porque “no se puede eximir del cumplimiento” de las condiciones de seguridad que “exigen” otras normativas o leyes, por lo que ha acusado al Partido Popular de “adoptar una posición victimista” por sostener que la Ley “pone trabas” para la organización de eventos. 

En este sentido, el portavoz regionalista, Pedro Hernando, ha incidido en que el pasado fin de semana se han celebrado todas las fiestas y actividades programadas “sin diferenciar” si estaban organizadas por ayuntamientos, fundaciones, colectivos vecinales o comisiones de fiestas de los pueblos. “Se han llevado a cabo con mayores garantías de seguridad y de respeto al medio ambiente y la legalidad que en ocasiones anteriores”, ha sostenido. 

Por ello, ha acusado al PP de “osado” por sostener que la Ley “poner trabas” para organizar eventos y decir que “es muy encorsetada” y “da la espalda a la cultura y el ocio”. 

Para el portavoz regionalista, estas críticas “sólo pueden deberse” bien a una “falta de rigor” en el estudio de la normativa o “al hecho de hacer suyos los argumentos de ciertos empresarios del ocio acostumbrados a celebrar todo tipo de eventos sin sometimientos a los debidos controles administrativos, y que ahora tienen que someterse estrictamente al cumplimiento de la Ley”. 

De este modo, ha hecho hincapié en que “las trabas” del PP “son las medidas de seguridad que exige el artículo 13 de Ley, que no es más que un compendio de exigencias de la normativa sectorial  de aplicación y vigencia anterior a la Ley de Espectáculos”. 

Y ha insistido en que la nueva Ley de Espectáculos “no introduce o añade condiciones o requisitos técnicos nuevos, sino que hace una remisión a la normativa sectorial que se tiene que cumplir”. 

Al hilo, ha puesto de manifiesto la incoherencia del PP, ya que, en Santander, “echan la culpa” a la Ley y, en Torrelavega, al Ayuntamiento. “La coherencia es importante en política y a ustedes últimamente por una cosa o por otra les falta bastante”, ha apostillado. 

Acuerdo con Podemos

Por ello, el Grupo Regionalista ha rechazado la proposición no de ley del Grupo Popular en el que planteaba la modificación de la Ley de Espectáculos, mientras que ha alcanzado un acuerdo con Podemos al transaccionar su propuesta sobre el mismo tema. 

De este modo, el acuerdo recoge instar al Gobierno de Cantabria a poner en marcha, de manera inmediata, en colaboración con los ayuntamientos y la Federación de Municipios de Cantabria, medidas de asesoramiento, información y colaboración para facilitar la aplicación de la Ley de Cantabria de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas en todos los municipios de la Comunidad Autónoma, especialmente en aquellos de menos de 10.000 habitantes. Las medidas se extenderán también a las organizaciones, asociaciones y colectivos que organicen actuaciones que se encuentren recogidas en el ámbitos regulador de la citada ley. 

Y que el Gobierno de Cantabria, finalizado el periodo estival y antes del 1 de noviembre, realice un trabajo de evaluación de los 18 meses de vigencia de la Ley 3/2017, de 5 de abril, de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas, en el que se recojan las aportaciones y consultas realizadas por todos los colectivos, ayuntamientos, asociaciones y organizaciones de eventos, así como las incidencias acaecidas en el citado periodo, con el fin de determinar, si fuese necesario, la implementación vía reglamentaria o legislativa de mejoras que faciliten su aplicación, incluidas las de apoyo económico y técnico a los organizadores no profesionales.