Mßs agentes y ĹPolicÝa de Barrioĺ, entre las propuestas del PRC para la PolicÝa Local

Fuentes-Pila se re˙ne con el ComitÚ de Empresa del Cuerpo municipal

26 Abril 2015
  • foto

El candidato regionalista a la Alcaldía de Santander, José María Fuentes-Pila, ha propuesto hoy “aumentar el número de agentes en activo y la implantación de la ‘Policía de Barrio’ para mejorar la “eficacia” de un cuerpo “imprescindible para Santander”.

El regionalista ha realizado estas propuestas después de la reunión mantenida con representantes del Comité de Empresa, acompañado por los números dos y cuatro de la candidatura regionalista en Santander, Amparo Coterillo y Raúl Huerta, respectivamente.

Así, Fuentes-Pila ha señalado que la situación actual y organización del cuerpo es “muy mejorable”, pese a la “encomiable labor que desarrollan los agentes”. Así, sostiene que es imprescindible la introducción de algunas mejoras, que permitan “reducir al conflictividad que se ha detectado en algunos momentos en el cuerpo en su relación con el Ayuntamiento y dotarles de los medios y los recursos necesarios para prestar su labor en Santander”.

En este sentido, el regionalista ha señalado que en la actualidad hay solo 135 agentes que prestan su servicio en la calle de los 235 que componen la plantilla, para una población de 175.000 habitantes, lo que supone una ratio de un agente por cada 1.300 habitantes, muy inferior al de otras ciudades. Por ello, ha señalado la necesidad de “poner más agentes en la calle” y cubrir “una buena parte” de las 80 vacantes que hay hoy en el cuerpo.

Junto al incremento de los efectivos, Fuentes-Pila defiende la puesta en marcha de la Policía de Barrio, que permitiría acercar la presencia policial a “todos los rincones de la ciudad” con funciones de carácter “preventivo y asistencial” e incrementar la seguridad ciudadana en la capital cántabra.

En este punto, la propuesta de los regionalistas pasar por la creación de una unidad de Policía que estaría presente de manera permanente en los barrios mediante patrullas a pie, con especial incidencia en materia de prevención y seguridad ciudadana. Se asignarían parejas de policías a cada barrio de Santander que, en todo caso, contarían con el apoyo de las unidades móviles, y permitiría que los agentes conociesen “al detalle” su zona de intervención y sus problemas específicos. Además, argumenta Fuentes-Pila, los propios vecinos conocerían a los policías, “les pondrían cara y nombre”, y sería una presencia “constante en su día a día”.

“Los policías asignados a cada barrio conocerán los problemas específicos de esa área, serán una referencia para los propios vecinos y todo ello permitirá una mayor proximidad del cuerpo y, en consecuencia, una colaboración diaria entre ciudadanos y policías para detectar y solventar los problemas de cada barrio”, ha explicado.