Los vecinos del Ensanche-Pombo-Ca˝adio y Tetußn no quieren que Santander sea la ôgran terrazaö en la que se ha convertido

En un encuentro con los regionalistas les han hecho llegar su malestar por la suciedad, los ruidos y la falta de iluminación y de efectivos policiales en las calles

16 Noviembre 2021
  • foto

El grupo municipal regionalista en el Ayuntamiento de Santander ha mostrado su apoyo a los vecinos de las zonas de Pombo-Cañadio y Tetúan, así como su intención de llevar a cabo cuantas acciones sean necesarias para atajar dichos problemas, tras el encuentro mantenido con ellos dentro del marco de la iniciativa del PRC de visitar los barrios a través del formato un “Coffe break con Fuentes-Pila”.

 

Durante el encuentro en el que participaron miembros de las asociaciones vecinales de dichos barrios, los vecinos mostraron su absoluto malestar ante la precariedad en las prestaciones de los servicios públicos a disposición de la ciudadanía, llegando inclusive a tildar a la capital cántabra de una “gran terraza” donde tiene cabida la suciedad, el ruido y la inseguridad por la falta de policías en las calles.

En este sentido se quejaron de los incumplimientos persistentes en el cumplimiento de ciertas ordenanzas como la de terrazas, “ante la imposibilidad de poder transitar por la calle” o la de ruidos, donde en determinadas horas de la noche “se superan muy por encima los decibelios permitidos sin permitir el descanso de sus habitantes”. A ello, se suma la falta de control y vigilancia en las calles donde han podido comprobar un “aumento considerable de la conflictividad” que no logra mermarse a consecuencia, como apuntan, de la ausencia de efectivos en las horas “conflictivas”.

 

Asimismo, mostraron su descontento con el planteamiento de trazar carriles bici frente a las paradas del TUS, “ante el peligro que supone”, así como la iluminación defectuosa e inexistente en algunas zonas y la eliminación de los árboles, “ejemplo de que no existe una política paisajística en la ciudad”.

 

Igualmente propusieron que se vuelve a estudiar la ubicación de los contenedores en las rutas, ya que los mismos en algunas calles “no dejan ver al peatón y se producen atropellos”.