LA OPOSICIËN DEL PRC DE RIOTUERTO MOLESTA AL SR. ALCALDE

El equipo de Gobierno cambia la periodicidad de los plenos

6 Febrero 2014

Comenzamos el año político con la primera medida polémica y retrógrada del alcalde Ángel Cuadrado. Convocar los plenos ordinarios cada tres meses, igual que se hacía hace doce años.

¿Qué nos lleva a pensar esto? Que la oposición molesta y mucho. En cada pleno este grupo plantea preguntas incómodas al sr. Alcalde y evidencia la falta de talante del mismo.

Os recordamos, porque si no lo va a hacer él, que nosotros votamos en contra de celebrar plenos cada mes, no lo creíamos necesario por la experiencia que teníamos. Ahora bien, de ahí a convocarlos cada tres meses hay un salto abismal y una clara falta de transparencia, de la que ha presumido en muchas de las cartas que os ha enviado a casa. Recordamos una con fecha 21 de noviembre de 2011. En ella nos critica por no aceptar el “juego” democrático, al votar en contra de que los plenos se celebrasen todos los primeros jueves de mes a las cinco de la tarde. Nosotros nos hemos quejado de la hora, horario laboral, y ahora nos quejamos de que se celebren cada tres meses. Y también nos quejamos de su cambio de criterio, más ahora, cuando se van a tomar decisiones muy relevantes para nuestro municipio que pueden hipotecarle por años.

Decía hace dos años, que celebrando plenos  cada mes se evitarían los extraordinarios, está demostrado que no. Solamente en el mes de diciembre se han celebrado dos plenos extraordinarios, uno el mismo día que habría que celebrar el ordinario. El sr. Alcalde decidió cancelar el ordinario y establecer uno extraordinario. ¿Qué diferencia hay? Os lo explicamos fácilmente: en un pleno extraordinario no hay turno de ruegos y preguntas y la oposición sólo puede preguntar sobre los temas del orden del día, y en uno ordinario podemos preguntar por todas  aquellas cuestiones que inquietan a nuestros vecinos, e incluso las personas que asisten al pleno pueden intervenir.

A partir de ahora cuando la oposición pregunte en febrero, tendrá que esperar a mayo para recibir respuestas, lo que deja nuestra labor muy tocada. Es lo que busca, no contestar a nuestras preguntas incómodas. Pero por suerte para nosotros, no vivimos en los noventa, vivimos en la era de las redes sociales y será desde ellas donde trabajaremos representando a los vecinos de Riotuerto.