GarcÝa Carmona lamenta que el servicio de urgencias pedißtricas comience a funcionar con Ĺhorarioĺ

El primer teniente de alcalde y portavoz regionalista ha recordado que el PRC ha venido exigiendo desde el principio un servicio de 24 horas 365 dÝas

29 Julio 2014
  • foto

Hoy, tras continuos retrasos, se ha inaugurado el servicio de urgencias pediátricas del Hospital Comarcal de Sierrallana, un acto al que han asistido varios miembros del equipo de gobierno PSOE-PRC entre ellos el portavoz regionalista y primer teniente de alcalde, Pedro García Carmona, y el concejal de Hacienda, Pedro Pérez Noriega.

Al término del mismo García Carmona ha lamentado que el Gobierno de Diego no haya ‘escuchado’ las peticiones de familias, trabajadores del centro y a la mayoría de la Corporación de Torrelavega que desde ‘un principio’ ha venido exigiendo al Gobierno de Cantabria la creación de un servicio de urgencias de pediatría que atendiese a los niños y niñas de Torrelavega y su comarca las 24 horas del día los 365 días del año.

En su opinión, el servicio de urgencias inaugurado hoy, pese a las instalaciones y equipamientos de que dispone, es un servicio ‘incompleto’ que no ‘garantiza’ una buena atención sanitaria a los niños y niñas del municipio porque obliga a las familias a continuar desplazándose hasta Santander si, por ejemplo, los niños se ponen enfermos pasadas las 22 horas o antes de las 10 los fines de semana y festivos. No es suficiente, ha añadido, que Diego haya dicho que se va a estudiar la posibilidad de ampliar el horario a finales de año. Se trata de un anuncio que intenta ‘aplacar las críticas’ y que para el PRC ‘no es suficiente’.

Por otro lado, García Carmona ha lamentando el trato recibido por el equipo de gobierno durante el acto de inauguración del servicio de urgencias pediátricas por parte del presidente de Cantabria. Diego, ha explicado, ha ignorado a los representantes de la mayoría de los torrelaveguenses allí presentes (alcaldesa, primer teniente de alcalde y varios miembros del equipo de gobierno) en un gesto de ‘poca cortesía’ que pone nuevamente en evidencia su ‘talante’.