Fuentes-Pila propone la creaciˇn del Consejo Municipal del Comercio

ôDe la Serna no entiende el esfuerzo que supone subir cada ma˝ana la persiana de un establecimientoö, dice el candidato regionalista

31 Marzo 2015
  • foto
  • foto

El candidato regionalista a la Alcaldía de Santander, José María Fuentes-Pila, incluirá en su programa electoral el Consejo Municipal del Comercio, una de las medidas fruto del apoyo “firme y contundente” del PRC por un sector que ha sufrido durante años “el abandono” del alcalde de Santander, Íñigo de la Serna, que “no entiende el esfuerzo que supone abrir cada mañana la persiana de un establecimiento”.

Así se expresó el regionalista en la tarde de ayer, lunes, durante el transcurso de un encuentro sectorial con comerciantes, en el que se analizó el estado actual del comercio santanderino y avanzó la propuesta del PRC en esta materia.

El Consejo Municipal de Comercio, explicó Fuentes-Pila, estaría integrado, entre otros, por representantes de los comerciantes y del Ayuntamiento para analizar periódicamente las necesidades del sector y las medidas necesarias para impulsarlo. “Sería un órgano encargado de definir la estrategia comercial de Santander”, señaló el regionalista, quien considera que el actual equipo de Gobierno ha “actuado unilateralmente” en esta materia en “demasiadas ocasiones”, y citó como ejemplo la ampliación de la declaración de la Zona de Gran Afluencia Turística a toda la ciudad, que ha supuesto, sostiene, “dar la puntilla a un sector” al que el alcalde, Íñigo de la Serna, “no ha escuchado nunca”.

Frente a esta “realidad”, considera “imprescindible” que la voz de los comerciantes sea “escuchada, legitimada y forme parte de la toma de decisiones”.

En concreto, la propuesta regionalista pasar por la creación de un órgano colegiado, de carácter participativo y consultivo, que permitiría establecer un “diálogo continuo” con los representantes del comercio. En él estarían representadas todas las federaciones y asociaciones del comercio de la ciudad, la federación de vecinos, los grupos políticos con representación en el Pleno de la Corporación y los sindicatos.

Según explicó el candidato regionalista, se reuniría al menos con carácter bimestral, y a petición de cualquiera de los integrantes que pidiese la convocatoria del mismo, con el fin último de que la gestión del comercio no se haga, como hasta ahora en Santander, “a espaldas de la mayoría del sector”.

“De la Serna no entiende el esfuerzo que supone subir cada día la persiana de un establecimiento, ni hace nada por entenderlo”, valoró el regionalista, para quien “solo así puede entender el abandono total de un sector que si ha sobrevivido a la crisis ha sido, exclusivamente, por el esfuerzo de los comerciantes”. “El pequeño comercio sostiene los pilares, hoy muy debilitados, de Santander”, señaló al respecto.

Así, considera que el comercio necesita del “apoyo explícito” de las administraciones públicas, porque “cada vez que cierra un comercio, se lleva por delante no solo el sustento de una familia, sino puestos de trabajo estables y de calidad y un trozo de vida de la ciudad”. Por esa razón, critica que la relación del Ayuntamiento con el sector sea “residual” y, en muchas ocasiones, se limite a “pedirles que esperen a la llegada de un crucero, a ver si hay suerte y los pasajeros esta vez compran algo”.

Política impositiva

Por otra parte, Fuentes-Pila cree que la política impositiva del Ayuntamiento de Santander “abrasa” al sector, que ya “no espera nada” del Consistorio. Frente a esta situación, ha abogado por “escuchar a los comerciantes, y, su lado, poner en marcha una política comercial que permita, poco a poco, cambiar los carteles de se vende por los de se necesita personal”.

Entre las medidas avanzadas por el PRC está también la creación de una “marca” diferenciada, que permita “dotar de identidad” al comercio santanderino para diferenciarlo de otras propuestas y la puesta en marcha de rutas de arte público para revitalizar las zonas comerciales.

Igualmente, aboga por trabajar con las entidades bancarias para facilitar la concesión de microcréditos para sufragar la modernización de los negocios, así como reducir los impuestos y tasas municipales. “Es necesario rebajar las tasas municipales, porque siempre será más rentable para las arcas municipales un comercio que pague menos impuestos que un comercio cerrado que no pague ninguno”, finalizó.