El PRC quiere hacer del Consejo de la Cultura un ˇrgano ôde todosö

El Grupo regionalista presenta enmiendas a la propuesta de modificaciˇn del reglamento del Consejo

16 Diciembre 2015

El Grupo municipal regionalista quiere hacer del Consejo de la Cultura un “órgano de todos”, que “permita y fomente” la participación del conjunto del sector cultural santanderino, para lo que proponen, entre otras medidas, incrementar la representación del sector cultural en su seno y lograr un “mayor protagonismo” de éste en la política cultural del Ayuntamiento.

Así lo ha afirmado la concejala regionalista Amparo Coterillo, que firma las enmiendas presentadas a la propuesta de modificación del Reglamento del Consejo Municipal de la Cultura planteada por el equipo de Gobierno. Según la detallado la edil, el PRC propone un modelo de “abajo a arriba, que fomente la cultura de base y la participación ciudadana”. “Frente al personalismo y el protagonismo, nosotros defendemos una gestión participada, consensuada, rica y plural”, ha enfatizado.

Por ello, entre las medidas planteadas por los regionalistas está la “búsqueda de equilibrio” en la composición del Consejo, en el que, sostiene Coterillo, hay “un peso excesivo de las instituciones en detrimento de la representación del entramado cultural santanderino”. Así, se propone que, al menos, se iguale el número de representantes de instituciones con el de los colectivos culturales y eliminar los nombramientos directos individuales.

Además, los regionalistas quieren dotar de mayor capacidad de decisión interna al Pleno del Consejo, en perjuicio del que ostenta el presidente. “Queremos órgano más colegiado, donde las decisiones se adopten con el mayor consenso posible”, sostiene la edil.  

Consejo “anual y abierto”

Por otra parte, ha detallado Coterillo, se propone que, además de las sesiones ordinarias, se convoque un Consejo de la Cultura “anual y abierto”, en el que puedan participar “cualquier vecino de Santander” y en el que analice el estado de la cultura en Santander en el año precedente y se recoja la valoración ciudadana.

En cuanto a las funciones, ha explicado Coterillo, las enmiendas planteadas por los regionalistas están enfocadas a lograr que el Consejo participe en el “diseño, evaluación y seguimiento” de conjunto de actuaciones, subvenciones y programas culturales de la ciudad. “En definitiva, queremos que este órgano tenga un mayor protagonismo en la política cultural desarrollada por el Ayuntamiento”, ha explicado la concejala.

Además, se sugiere que las comisiones de estudio se reúnan, como mínimo dos veces al año, y transformarlas en “reuniones de trabajo operativas”, así como que el Consejo coordine un informe anual sobre el Estado de la cultura en el municipio de Santander, que sirva como documento de análisis y seguimiento de la actividad cultural.

Para Amparo Coterillo, todas estas propuestas van a encaminadas a un “objetivo último”: que la reformulación del reglamento permita al Consejo “cumplir con efectividad el fin para el que fue creado, canalizar participación de los vecinos, sus asociaciones y las entidades culturales en esta área de la actividad municipal, y, a la vez, como órgano consultivo del Ayuntamiento en la materia”.

“Queremos un Consejo Municipal de la Cultura activo y dinámico, que recoja las inquietudes y propuestas de todos los actores de la cultura en el municipio de Santander”, ha resumido la edil, que aboga también por profundizar en “aspectos importantes de la cultura para la acción municipal como los relacionados con educación, identidad, espacio público o industrias culturales y creativas”.