El PRC pide un cambio en las polÝticas de migraciˇn y asilo e insta a la protecciˇn de los menores no acompa˝ados

Los regionalistas se suman al manifiesto ĹSOS Refugiadosĺ

Noticias PRC 20 Junio 2016
  • foto

    Pedro Hernando, primero de la izquierda, durante la firma del manifiesto.

El Partido Regionalista de Cantabria se ha sumado al manifiesto ‘SOS Refugiados’ que han firmado diferentes organismos, sindicatos y otros partidos políticos en el que se exige a la Unión Europea y al Gobierno de España un cambio en las políticas de migración y asilo,  "poniendo en el centro a las personas y sus derechos". Además de instar a la retirada del acuerdo entre la UE y Turquía para las devoluciones de los refugiados.

Los regionalistas, asímismo, consideran “imprescindible” la protección de los menores no acompañados, ya que son “los más vulnerables”, y el control de armas.

Los firmantes del manifiesto advierten que nos enfrentamos a la “mayor crisis” desde la Segunda Guerra Mundial y  que las políticas desarrolladas de migración y asilo han “vulnerado” los derechos humanos de los migrantes y de los refugiados, convirtiendo el mar Mediterráneo en “la mayor fosa común” –han muerto más de 25.000 personas en los últimos años-.

Por ello, exigen a la Unión Europea y a sus estados miembros:

-         Cambiar el enfoque de las políticas de migración y asilo, poniendo en el centro a las personas y sus derechos.

-         Cumplir la legalidad europea e internacional.

-         Retirar el acuerdo de la UE y Turquía.

-         Habilitar vías legales y seguras para que las personas refugiadas no tengan que arriesgar su vida en peligrosas rutas. Debe garantizarse, especialmente, que las mujeres no estén sometidas a violencia sexual y de género, y que los menores y las personas con diversidad funcional reciban la protección adecuada.

-         Garantizar una acogida digna y adecuada protección que inlcuya la atención sanitaria y respeto a los Derechos Humanos, así como cumplir los compromisos asumidos en este sentido, habilitando los presupuestos y los recursos acordes al desafío humanitario fruto de las guerras y desigualdades.

-         Garantizar la protección de las organizaciones y personas que apoyan a la población refugiada. La complejidad de la situación hace que su trabajo sea absolutamente necesario y debe ser complementario al que las instituciones europeas están obligadas a realizar.

-         Deben combatirse activamente los discrusos y narrativas xenófobas. Las consecuencias de no hacerlo puede ser muy peligrosas para la construcción de la necesaria convivencia y cohesión social en Europa.

-         Incorporar en las políticas migratorias a nivel europeo el objetivo de la gestión de las nuevas fronteras invisibles que se están generando en nuestras ciudades y en nuestro barrios, con una apuesta decidida por la construcción de convivencia y diálogo intercultural.

-         Finalizar la militarización de la zona que puede derivar en coflictos aún más complejos con gravísimas consecuencias para la población.

-         Apostar por una política europea y presupuestaria común que de apoyo a la situación de refugiados y migrantes.

Y al Gobierno de España:

-         Retirar su apoyo al acuerdo de la UE-Turquía e instar a su retirada definitiva por parte del resto de los Estados de la Unión Europea.

-         Agilizar la acogida de personas refugiadas a través de los programas de reasentamiento y reubicación.

-         Reforzar el sistema nacional de acogida a refugiados de manera acorde a la evolución de las necesidades con los recursos, número de plazas y presupuesto necesario.

-         Respetar escrupulosamente los derechos humanos en la frontera sur (específicamente en las fronteras de Ceuta, Melilla, Canarias y la costa marroquí) y en el resto de las fronteras de Europa.

-         Velar porque el conjunto de actorres políticos, económicos y sociales no empleen mensajes de carácter xenófobo, discrimintario o racista hacia la población migrante y refugiada que puedan contribuir  a la generación de prejuicios y actitudes racistas o violentas hacia dichas personas.

-         Llevar a cabo acciones específicas de información y sensibilización de la opinión pública española sobre la situación de emergencia actual y sus causas, contando con el conjunto de actores de la sociedad civil que trabajan con población refugiada tanto en España como en los países de origen.

-         Reforzar la política de integración con un plan de barrios que apueste por la convivencia, el diálogo intercultural, la gestión positiva de la diversidad y la lucha contra el racismo y la xenofobia.

-         Incrementar los fondos para ayuda humanitaria y ayuda al desarrollo sin utilizar los fondos de cooperación internacional como compensación o incentivo al control de fronteras ni destinarlos a la atención de personas solicitantes de asilo y refugio en Europa. La atención de estas personas debe garantizarse con fondos específicos, suficientes y sostenidos en el tiempo.

-         Defender una postura en las instituciones europeas, que sea reflejo del sentir de la sociedad española, y que, por tanto, defienda el cumplimiento de la legalidad y el respeto a los derechos humanos de las personas migrantes y refugiadas.