El PRC lamenta que en Santander sigan sin ondear las banderas azules en sus playas como ôdistintivo de calidadö y ôherramienta de promociˇn turÝsticaö

Conscientes de que existen otras certificaciones, insisten en que la bandera azul ha sido siempre un referente en nuestros arenales

17 Julio 2019
  • foto

El portavoz regionalista en el Ayuntamiento de Santander, José María Fuentes Pila, ha lamentado la pérdida absoluta del distintivo de Bandera Azul en las playas de la capital cántabra como referente en materia de buen estado de conservación, gestión eficaz y calidad de servicios. Una situación – apostilló, -que comenzó hace más de diez años hasta la total extinción en la actualidad.

“Por parte del consistorio se lleva años sin concurrir a la convocatoria nacional de concesión,  olvidando que Santander fue el territorio de la región en el que más banderas llegaron a ondear”. 

Fuentes Pila señaló que sólo una de cada siete playas españolas obtienen la Bandera Azul y casi una de cada siete Banderas Azules que ondean a nivel internacional, lo hace en España.  “Somos conocedores de que nuestros arenales cuentan con otras certificaciones como el de Q de calidad turística o el EMAS de Gestión y Auditorias Medioambientales, pero no podemos obviar que las Banderas Azules son todo un referente identificativo de una playas de calidad y además de reclamo turístico, y en Santander siempre lo han sido”, apuntó Fuentes Pila.  

El portavoz regionalista recuerda que este año volverán a lucir once banderas azules en las playas de Cantabria, síntoma de que sus Ayuntamientos se preocupan por conservar este distintivo que otorga la Asociación de Educación Ambiental y del Consumidor (ADEAC), y que cumplen con los requisitos necesarios, entre otros, el de una gestión ambiental adecuada por parte de la entidad local competente. Precisamente, Fuentes Pila apuntó  a la “nefasta política” llevada en los últimos años en esta materia por el Partido Popular , como el “motivo” por el cual el consistorio tal vez no presente su candidatura a estas banderas, y no la excusa “de no ser un organismo oficial” el que las reparte. 

“Recordemos el proyecto de construcción de los espigones de la Magdalena, una obra que cuenta con una gran oposición no solo por su impacto visual sino por su daño medioambiental, así como los episodios de vertidos en la playa de la Virgen del Mar. La realidad no es otra que de los 13 arenales de la capital cántabra, ninguno cuenta con bandera azul”, concluyó el regionalista.