El PRC exige que se ôexploren todas las opcionesö antes de destrozar para siempre el patrimonio natural santanderino

Fuentes-Pila aboga por continuar con los rellenos hasta hallar una alternativa a los espigones

14 Febrero 2019
  • foto

El portavoz del Grupo municipal regionalista, José María Fuentes-Pila, ha exigido hoy que se “exploren todas las opciones antes de destrozar para siempre un patrimonio que es de todos los santanderinos”, al tiempo que ha insistido en que retirar el espigón y continuar con los rellenos constituye “la mejor opción hasta que se encuentre otra alternativa”.

El regionalista se ha expresado así después de que la alcaldesa, Gema Igual, haya reiterado hoy -en contestación a declaraciones previas de la Plataforma Salvar La Magdalena y del presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla- que la única solución para tener “siempre” playa en La Magdalena es acabar la obra de los diques.

Una afirmación que, según Fuentes-Pila, es otra “falacia más de las muchas que ha utilizado el PP en este asunto” y ha lamentado que la alcaldesa “olvide siempre” que el debate no es “espigón o playa”, sino “espigón o continuar con los rellenos hasta encontrar otra alternativa”.

En este sentido, ha afirmado que el objetivo “último” de la actuación ha de pasar, además de por preservar la playa, por defender el “sistema bahía”, un patrimonio natural de Santander y Cantabria.

Por otra parte, ha calificado de “doloroso” comprobar cómo la alcaldesa, “supuestamente quien tiene que defender esta ciudad, se empeñé en continuar con una auténtica barbaridad –los espigones- que romperá para siempre el paisaje, nuestro patrimonio y el elemento más identificable de toda la ciudad sin considerar si quiera otras opciones”. En este punto, ha preguntado a Igual por qué se niega a continuar con los rellenos hasta encontrar una opción igual de “perdurable” pero “menos agresiva”. “Que lo explique porque es difícil de entender”, ha dicho.

Por último, ha afirmado que el “mismo empeño” que pone ahora Igual en defender la idoneidad de los espigones fue el que puso con el MetroTUS, “y todos sabemos cómo acabó aquello siete millones de euros después”. “Ni tuvo la razón entonces, ni la tiene ahora”, ha concluido.