El PRC denuncia que el alcalde ôrepercuteö a los vecinos el coste del soterramiento de lÝneas de media tensiˇn del parque rural

Los regionalistas denuncian que el Ayuntamiento lleva gastados más de 320.000 euros “y aún falta de conocer el coste total” del proyecto

 

13 Noviembre 2018
  • foto

El Partido Regionalista de Cantabria en Meruelo estudia emprender acciones legales contra el alcalde, el ‘popular’ Evaristo Domínguez, por “repercutir” en los vecinos el coste de los trabajos de soterramiento de unas líneas de media tensión, lo que, en su opinión, podría constituir un delito de malversación de caudales públicos. 

Los regionalistas han subrayado que el Ayuntamiento ha procedido al pago de 30.000 euros a la empresa eléctrica para que realice estos trabajos que, en su opinión, debería haberse repercutido en el precio de adquisición de la parcela en la que se va a ejecutar dicho parque. 

En este sentido, han recordado que el Grupo municipal se opuso a la adquisición de esta finca porque estaba atravesada por estas líneas de media tensión además de por la falta de informes claros y concisos sobre el valor de la parcela el expediente de adquisición . “Los vecinos pagaron 294.000 euros por comprar esta parcela y ahora pagan 30.000 a la empresa eléctrica. Es decir, han soltado de su bolsillo 324.000 euros y aún no sabemos el coste total del proyecto”, ha lamentado el portavoz regionalista, Ángel Mazo. 

Por ello, el portavoz regionalista ha instado a Domínguez a que deje de “malgastar” el dinero de los vecinos de Meruelo. “Es vergonzoso que nuestros convecinos tengan que hacer frente a los caprichos del alcalde”, ha apostillado. 

De este modo, ha incidido en que el alcalde de Meruelo ha pagado “muy por encima de su valor” una finca para ejecutar este parque rural y  “sin ningún tipo de informe” sobre la seguridad de instalar en esa parcela unas instalaciones de estas características. 

Además ha recordado que todo el procedimiento de compra de esta parcela estuvo “plagado de confusión”, por lo que ha reiterado su petición de anulación por entender que “el expediente está viciado de inicio, responde a los caprichos del señor alcalde y a su costumbre de gastar por gastar”, ha concluido Mazo.