El PRC de Suances impugna el Pleno que aprobˇ el presupuesto por la ôilegalidadö de la convocatoria y tiende la mano al alcalde para negociar las cuentas

Guillermo Blanco insta a Ruiz Moya a ôdeponer las artima˝as y negociar con la oposiciˇn las prioridades del municipioö

6 Junio 2014

El Grupo Municipal Regionalista de Suances ha impugnado el pleno ordinario celebrado el pasado 12 de mayo, en el que el equipo de Gobierno aprobó en solitario y a pesar de estar en minoría el presupuesto de este año, al considerar que su convocatoria fue “ilegal” por no respetar el acuerdo plenario que establece la celebración de este tipo de sesiones el último jueves de cada mes.

El PRC ha formalizado hoy, dentro del plazo legal estipulado, alegaciones a todos los puntos aprobados en aquella sesión, que el alcalde, el socialista Andrés Ruiz Moya, convocó “por sorpresa” y con el único fin de “aprovechar en su beneficio” una baja en las filas regionalistas, ya que aún no había tomado posesión el concejal Josué Barrigón, tras la dimisión de Rocío Herrera.

Tras presentar la impugnación, el portavoz regionalista, Guillermo Blanco, ha tendido la mano al alcalde y le ha instado a “deponer las artimañas” y sustituirlos por “diálogo y negociación” con los grupos de la oposición municipal para consensuar las prioridades del municipio y aprobar un presupuesto “respaldado por una mayoría real”.

Blanco ha justificado las alegaciones de su grupo en la necesidad de “velar por el cumplimiento de la legalidad”, que exige “rectificar maniobras torticeras como la que en esta ocasión ha empleado el alcalde”.

En este sentido, ha lamentado que no es la primera vez que Ruiz Moya recurre a “manejos que bordean sin sonrojo la legalidad, para llevar a cabo acciones sin el control de la propia Administración, ni de los representantes legítimos de los vecinos”.

Asimismo, ha destacado que la trascendencia del presupuesto municipal no permite “una aprobación tramposa en un pleno ilegal”.

Por todo ello, ha urgido al regidor a proceder a la convocatoria inmediata de un pleno extraordinario para debatir las alegaciones y a “sentarse rápidamente” con los grupos políticos para abordar “un presupuesto que recoja las necesidades acuciantes del municipio y las soluciones que están demandando los vecinos”.