El PRC de Santander urge a que el proyecto rompeolas del Sardinero ôse active yaö para frenar los destrozos por los temporales

La propuesta regionalista,  que fue aprobada por unanimidad en el mes de septiembre,  instaba  a que el equipo de gobierno iniciara de forma inmediata los contactos con el Ministerio de Transición Ecológica para retomar las actuaciones correspondientes a la estabilización de la segunda playa del Sardinero.

 

30 Octubre 2020
  • foto

El grupo municipal regionalista en el Ayuntamiento de Santander ha vuelto a urgir al equipo de gobierno a que retome los contactos con la Demarcación de Costas para llevar a cabo las actuaciones pertinentes que den una estabilización al arenal del Sardinero a través de una serie de rompeolas proyectados a lo largo del paseo del Chiqui, con el fin de paliar los efectos devastadores que sobre la zona provocan los temporales.

 

A tenor de los últimos acontecimientos sufridos en esta zona de la capital cántabra a consecuencia del huracán Epsilon, y que de manera reiterada padece no solo el arenal sino también los aledaños año tras año, el portavoz regionalista, José Maria Fuentes-Pila, considera que la solución del rompeolas evitaría dichos destrozos, por lo que insistió en que “no hay que demorar más tiempo” en recuperar el proyecto al que hace ya unos años se llegó a un  acuerdo para que Costas construyera con el fin de frenar el ímpetu del mar y, con ello, conseguir la rotura de la ola y dar mayor estabilidad al arenal de la segunda del Sardinero. 

 

“Es urgente que el equipo de gobierno de cumplimiento de manera inmediata el acuerdo plenario para retomar esta actuación al objeto de frenar el estrepitoso deterioro  de la segunda del Sardinero y con ello, los destrozos en los elementos urbanos y naturales de la zona,  así como analizar todas las opciones viables a día de hoy que permitan una obra que suponga una mejora tanto en la propia fisionomía del paseo como para la mejora y recuperación de la playa”, indicó el portavoz.

 

Fuentes-Pila apunta que esta red de miradores fue la alternativa seleccionada que suponía la inserción de unos rompeolas que alcanzarían los 3,25 metros de altura –cota de paseo- y se añadirían como plazoletas insertadas a lo largo del paseo. Dicha obra fue incluso sometida a información pública por la Demarcación de Costas en Cantabria en 2017, habiendo emitido la Secretaría de Estado de Medio Ambiente, un Informe de Impacto Ambiental que daba luz verde a su construcción.

 

En los últimos años se vienen producido efectos desastrosos en una de las playas más emblemáticas de nuestra ciudad que hoy se muestra descarnada por la fuerza del mar. Una violencia que supone además un peligro aún mayor cuando los temporales hacen que el mar entre libremente en tierra inundando parte del Sardinero y generando una tremenda incertidumbre a los santanderinos/as que lo contemplamos atónitos, año tras año.

“Por ello insistimos una vez más en la necesidad de que la ciudad de Santander recupere dicha  idea e implemente las acciones necesarias con las Administraciones afectadas y con los organismos que, como el Instituto de Hidráulica de Cantabria, puedan determinar la opción más adecuada y más respetuosa con el entorno y con la función que buscamos, para no tener que lamentar temporal tras temporal, las imágenes acontecidas en los últimos días”, finalizó.