El PRC de Santander alerta del ôpenosoö estado en el que se encuentran las fuentes y estanques municipales de la ciudad

  • “La mayoría de las fuentes ornamentales y de agua potable están en estado ruinoso: o sucias, o estropeadas o no tienen agua”, apunta Fuentes-Pila

4 Octubre 2021
  • foto

El grupo municipal regionalista ha vuelto a denunciar el estado “ruinoso” en el que se encuentran las fuentes y estanques municipales ante la falta de una gestión adecuada en el mantenimiento y conservación de las mismas por parte del equipo de gobierno. Es por ello que han vuelto a reclamar un plan que evalúe y diagnostique el estado en el que se encuentran estas dotaciones, al objeto de llevar a cabo su puesta a punto, puesto que actualmente a la evidente suciedad que acumulan se suma “o que no funcionan o que no tienen agua”.

 

Para el portavoz regionalista, José María Fuentes-Pila, es triste comprobar que la mayoría de los estanques y fuentes de Santander  requieren de urgente intervención para ser reparadas o renovadas, porque no se ha estado haciendo un adecuado seguimiento de las mismas. Situación, apunta, que no ha pasado inadvertida ni para los habitantes de la capital cántabra ni para sus turistas, por lo que incide en que debe corregirse cuanto antes para contribuir tanto a un “mayor embellecimiento de la ciudad como a garantizar su salubridad”.

 

Los regionalistas que, recientemente preguntaron por la falta de gua del estanque del parque de Mesones,  argumentan que este hecho lejos de ser anecdótico se repite en varios punto de la ciudad como en los estanques de los Jardines de Pereda, el del Doctor Morales  con su fondo lleno de lodo y basura o el de La Marga, por no hablar de la fuente luminosa de El Sardinero o el parque del agua (Sotileza), en donde en teoría se recrea el recorrido de un río desde su nacimiento hasta su desembocadura y en la práctica ofrece un triste estado de abandono con pintadas y sin agua.

 

“Es una pena que constantemente los vecinos tengan que estar denunciando el mal estado en que se encuentran las fuentes y estanques de la ciudad; no se trata solo de un mejor uso del dinero público y los recursos municipales para evitar trabajos de mantenimiento extra que suben la factura, sino también de una buena gestión en el mantenimiento y uso de las mismas”, finalizó.