El PRC de Riotuerto, forzado a abandonar su sede en un local municipal despuÚs de cuestionar el gasto por el alcalde de 1.600 euros en combustible

┴ngel Cuadrado remite un escrito a los regionalistas para que desalojen la oficina donde atienden a los vecinos antes del 30 de marzo

18 Marzo 2013

El Grupo Municipal Regionalista de Riotuerto tendrá que abandonar su sede antes del 30 de marzo por orden del alcalde, Ángel Cuadrado (PP), que ha decidido privarle de utilizar la instalación municipal donde hasta la fecha ha desarrollado su labor y atendido a los vecinos después de que el portavoz del PRC cuestionara el gasto en combustible que realizó en 2012, por importe de 1.600 euros.

Al día siguiente de plantear esta cuestión en el Pleno y criticar que el alcalde realice dicho gasto a costa del Ayuntamiento cuando ya percibe un salario de 25.000 euros anuales con cargo a las arcas públicas, los regionalistas recibieron la notificación para que desalojen la sede, justificada como “medida de ahorro”.

Cuadrado aduce además haber constatado una “falta de uso” de las instalaciones, extremo negado por el PRC, quien se pregunta si el alcalde “se dedica a controlar a la oposición para saber si utiliza o no las dependencias a su servicio”.

Los regionalistas han exigido explicaciones públicas del gasto que generan en este momento los locales hasta ahora al servicio de los grupos políticos, que fueron habilitados durante el mandato del PRC al frente del equipo de Gobierno, con el fin de facilitar las tareas de oposición. De hecho, el Partido Popular hizo uso de estas instalaciones durante 8 años “sin que nadie le pusiera pegas”.

Por el contrario, han denunciado que desde la llegada de Cuadrado a la Alcaldía la oposición “sólo encuentra trabas y dificultades para ejercer su labor”.

“Primero fue el cambio de horario de los plenos para celebrarlos a las 17,00 horas, a sabiendas de que la mayoría de los concejales de la oposición no pueden asistir, luego vino la negativa a contestar preguntas y ahora nos quiere cerrar el local para impedir que podamos contactar y dialogar con los vecinos”, han denunciado.

Finalmente, se han preguntado “qué será lo próximo” y han destacado el “temor” que con este tipo de actuaciones evidencia el alcalde. “Parece que le estamos haciendo mucho daño como oposición y su única respuesta es intentar silenciarnos”, han concluido.