El PRC de Colindres traslada su informe de riesgos en las piscinas descubiertas a distintos organismos ante la ôpasividadö del equipo de gobierno

Los regionalistas advierten que el informe encargado concluye que ôse puede calificar evidentemente como un lugar de trabajo inseguro con graves riesgos para los trabajadores y para los usuariosö

30 Enero 2015
  • foto

    Aurora Cuero y Antonio PÚrez, concejales del PRC en el Ayuntamiento de Colindres

El PRC de Colindres ha puesto en conocimiento de distintos organismos el informe de riesgos encargado por este grupo municipal en relación a las piscinas descubiertas, ante la “complacencia y pasividad” del equipo de gobierno municipal. En concreto, se ha hecho llegar el mismo al Gobierno de Cantabria a través de la Dirección General de Salud Pública, Dirección General de Trabajo y Dirección General de Innovación e Industria, así como a la Dirección Territorial de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social del Ministerio de Empleo y seguridad Social.

Recuerdan los regionalistas que Desde el año 2008 en el que se abrieron a los usuarios las piscinas descubiertas municipales, el grupo Municipal del PRC viene advirtiendo de distintas deficiencias detectadas en las mismas y solicitando un informe de evaluación de las instalaciones y posibles riesgos.

En todos estos años han continuado los accidentes de usuarios por las distintas deficiencias que no han sido corregidas, siendo múltiples las reclamaciones por responsabilidad patrimonial con las consiguientes indemnizaciones por parte del Ayuntamiento de Colindres, no habiendo recibido este Grupo Municipal el informe solicitado.

En escrito presentado por el Grupo Municipal del PRC con fecha de registro de entrada de 15 de julio de 2014, advertimos nuevamente que se vienen produciendo distintos accidentes de usuarios originados por el estado de las instalaciones, sobretodo las astillas del suelo de la tarima de madera que bordea los distintos vasos de la instalación, el mal estado de las rejillas de los rebosaderos, uniéndose otros posibles riesgos como las filtraciones de agua al foso donde se encuentran los motores e instalaciones eléctricas.

En el mismo escrito de 15 de julio de 2014 y, posteriormente en otro escrito de 12 de septiembre de 2014, solicitábamos la elaboración de un Informe de evaluación del estado de la instalación de las piscinas descubiertas municipales y de los riesgos existentes. En base a este informe, se tomaran “de inmediato” las medidas correctoras que evitaran los riesgos detectados. Igualmente, pedíamos la relación de reclamaciones por responsabilidad patrimonial como consecuencia de accidentes ocurridos en la instalación desde el año 2008, donde se especificara el número por año de las mismas, junto a las cantidades abonadas por el Ayuntamiento en concepto de indemnizaciones hasta la fecha de presentación del citado escrito.

Mediante escrito de fecha registro de salida de 10 de octubre de 2014, se nos comunica autorización, por parte del Ayuntamiento de Colindres, para acceder a la documentación existente con todo lo relacionado con las Piscinas Descubiertas.

Posteriormente se nos facilita relación de reclamaciones por responsabilidad patrimonial por accidentes en las piscinas descubiertas, junto a escrito del alcalde del Ayuntamiento de Colindres con relación de medidas correctoras para minimización de riesgos en las piscinas, indicando autorización de la Dirección General de Salud Pública del Gobierno de Cantabria para la apertura y uso de las mismas.

Paralelamente a la recabación de información, el Grupo Municipal del PRC en el Ayuntamiento de Colindres, encarga la elaboración de un Informe Técnico de los Riesgos existentes en las Piscinas Descubiertas Municipales, advirtiendo en su apartado 6 (Conclusiones) : se puede calificar evidentemente como un “lugar” de trabajo inseguro con graves riesgos para los trabajadores y para los usuarios” .

Resumen de Riesgos e Incumplimientos según Informe (P.4)

  • No se está realizando un mantenimiento ni un uso correcto de la instalación.
  • Hay indicios claros de que los trabajadores no han sido formados e informados de los riesgos existentes en la misma. No hay una consulta y participación de los empleados. Los operarios no utilizan los epis correspondientes.

  • No existe una señalización adecuada ni hay advertencias que garanticen la seguridad y salud de los trabajadores.

  • Los productos químicos no están señalizados, carecen de ficha técnica, no tienen cubetos, su derrame es imperceptible por la lámina de agua procedente de las filtraciones y la falta de sumidero…, el riesgo es manifiesto.

  • Las deficiencias en materia eléctrica hacen que el trabajador o cualquier usuario pueda estar expuesto tanto directa o indirectamente al contacto eléctrico. Las filtraciones del foso no hacen sino agudizar este riesgo, así como la falta de un sumidero que evacue las aguas de forma continuada.

  • El foso de las instalaciones es un espacio confinado el cual debería de estar señalizado, su entrada solamente permitida a trabajadores autorizados. Para su acceso se debiera de realizar mediciones con un medidor de gases, las lecturas deberían de ser anotadas en cada entrada… Las filtraciones existentes u otras que pudieran entrar no hacen sino de esta dependencia un lugar altamente peligroso, además de las posibles emanaciones de los productos químicos. La abertura del hueco debe estar totalmente cerrada, en el caso de que se visite en superficie debe de haber personal que impida que terceros caigan y asimismo poder socorrer o activar la alarma a quien se encuentre en su interior.

  • No existe un plan de emergencia ni de evacuación a aplicar a la instalación para sus trabajadores y usuarios. No existe algo tan básico en este centro como es la megafonía para realizar: una alarma, advertencia, abandono…

  • Los trabajadores de mantenimiento realizan sus labores “en solitario” en todo el perímetro de los vasos, con el riesgo de poder resbalar y caer al agua golpeándose en la cabeza con el borde, sin poder ser auxiliados.

  • Toda la tarima que rodea a los vasos causa numerosas heridas por las astillas que contiene la tarima de madera. Los usuarios, la mayoría niños pequeños, son los que más sufren estos daños. Desde luego el mantenimiento de esta madera, a juzgar por lo que acontece, parece no ser el idóneo.

  • El remate entre las lamas de la madera se encuentra desprotegido y mal realizado provocando numerosos accidentes.

  • Otra situación que ocasiona gran cantidad de heridas en algunas ocasiones muy profundas y extensas son los perfiles metálicos existentes en las zonas que bordean al vaso. La falta de alineación en las mismas hace que estén abiertas formando unas perfectas cuchillas...

  • La falta de una torre de vigilancia perjudica a los usuarios, pues los vigilantes en caso de potenciales ahogamientos, no tendrían ángulo de visión.