El PRC de Astillero no apoya la propuesta econˇmica del equipo de gobierno sobre las ayudas a entidades sociales, culturales y deportivas al considerarla ôinsolidariaö e ôinsuficienteö ante el context

 

Responsabiliza al equipo de gobierno de “no estar a la altura de las circunstancias”  y de “dar limosnas” en vez de ayudas ajustadas a la realidad

17 Julio 2020

El grupo municipal regionalista en el Ayuntamiento de Astillero ha votado en contra de la propuesta presentada por el equipo de gobierno sobre la modificación de crédito extraordinaria y suplemento de crédito por un valor superior a los 340.000 euros para dar cobertura a las ayudas a los colectivos sociales, culturales, deportivos y vecinales del municipio, al considerar dichas subvenciones de “insuficientes” e “insolidarias” ante la coyuntura actual marcada por la crisis del COVID19.

Según los regionalistas el gobierno que lidera Soberón ha demostrado que a la hora de la verdad no ha sabido “estar a la altura” al presentar una propuesta económica de “cuantía similar o incluso inferior” a la de años anteriores. “Un copia, corta y pega”  donde al igual que un “sudoku” se han dedicado a mover cuantías de un lado a otro sin tener en cuenta que muchas de estas entidades se van a enfrentar a un escenario distinto con  una serie de gastos sobrevenidos por esta pandemia.

En este sentido lamentaron que en lo referente a las entidades sociales no se haya atendido a la propuesta del PRC que planteaba un criterio de reparto más justo en función del número de personas que actualmente están prestando ayuda. De esta manera los regionalistas planteaban ampliar la partida a los 62.500 euros manteniendo la cuantía a las Ongs con las que trabajaba el consistorio durante años como Amica, Banco de Alimentos, Cantabria Coopera o Cruz Roja y aumentar la de las entidades locales teniendo en cuenta que, ahora en muchos casos, duplican la atención que prestan a las familias del municipio. “Pese a nuestro empeño finalmente  la propuesta de Ciudadanos apoyada por el PSOE es la que ha salido adelante, un reajuste con el dinero existente expulsando incluso a Cruz Roja de la labor tan importante que lleva haciendo estos años en el reparto de alimentos e inclusive renunciando al excedente de productos alimenticios que viene de Europa”.

El PRC defiende que es el momento de poner los recursos del Ayuntamiento, que sí los hay, a disposición de la ciudadanía, para atender las necesidades de aquellos vecinos que peor lo están pasando, “no es momento de políticas de guerra, ni de escatimar, ni hacer encajes de bolillos”.

“Tras los canta cumpleaños y el ratoncito Perez, el equipo que dirige Soberón se ha quedado sin ideas ni reflejos, y ha sido incapaz de responder a lo que los astillerenses necesitan, rechazando propuestas como ayudas directas a comerciantes y hosteleros planteadas por la oposición por una barra de libre de terrazas, o el hecho de que los clubes deportivos vean recortadas sus ayudas convertidas más en patrocinios en función de si las actividades las van a poder realizar o no,  sin tener en cuenta criterios como los inconvenientes a los que se van a enfrentar por los efectos de la pandemia”.

Para el PRC, a la falta de previsión se une la falta de transparencia que también fue objeto de crítica por parte de los regionalistas durante el debate plenario de este punto, al introducirse en esta convocatoria otras tres entidades culturales de las que se desconoce el objetivo y/o proyecto del destino de esta subvención.

En cuanto a  la financiación para este modificación presupuestaria, los regionalistas apuntaron  a que una vez más la realidad les da la razón sobre la situación económica del Ayuntamiento, ya que de los 340.000 euros para estas subvenciones 213.000 euros proceden de amortización de deuda y de que ya no hay que seguir pagando el montante pendiente del fraude del IVA, “evidencia de que la gestión del PRC durante la legislatura pasada fue “eficaz” y echa por tierra el mantra que el señor Soberón no cesa en promulgar y por ende mentir a la ciudadanía con ello, de que “el ayuntamiento no tiene dinero”, cuando tiene "más dinero que nunca", pese al empeño del alcalde de mantener "secuestrado" el presupuesto.