El PRC critica las esperas para la renovaciˇn de la tarjeta de residente de la OLA

Colsa lamenta que el servicio estß concebido exclusivamente como una ôvÝa de recaudaciˇnö mßs

28 Enero 2015

El Grupo municipal regionalista en el Ayuntamiento de Santander ha criticado hoy las largas esperas que, “como todos los años”, están sufriendo los usuarios que desean renovar la tarjeta de residente de la OLA, una “tradición que constituye la realidad de la pretendida Smart City”, en la que aún es imposible realizar estos trámites telemáticamente.

El concejal regionalista Bernardo Colsa ha afirmado que la gestión del servicio de la OLA está concebido como una “vía de recaudación”, más que como un servicio a los ciudadanos, razón por la que “no se introducen los avances que permitirían dar un mejor servicio a los ciudadanos”.  Así, el edil considera que, para el equipo de Gobierno, “la agilidad burocrática queda en un segundo plano, lo que prueba la inconsistencia de la Smart City”:  

Para Colsa, es una “realidad” que mientras el parque de vehículos sigue creciendo, continúan desapareciendo las plazas de aparcamiento gratuitas. Aún más, dice, en numerosas zonas OLA son ya más las tarjetas de residente que las plazas disponibles, una situación especialmente  evidente en la zona diez, en el centro de la ciudad, compuesta de veintiuna calles de las cuales catorce son peatonales, sin plazas o reguladas por carga y descarga. “La OLA no regula ni agiliza, solo recauda”, ha enfatizado.

En este sentido, el concejal ha recordado que en el último Pleno municipal su formación preguntó al equipo de Gobierno por las acciones emprendidas para solucionar los “incumplimientos” de la concesionaria del servicio, que se comprometió a introducir algunas mejoras que no se han llevado a cabo, como una página web o el pago con tarjeta de crédito en las grúas, entre otras.

“Lejos de admitir estos incumplimientos, que están a la vista de todos, y centrar su respuesta en qué se pensaba hacer para solucionarlos, se optó por echar balones fuera”, ha lamentado Colsa. Así, considera que “el afán recaudatorio y esta autocomplacencia que niega la realidad de un servicio deficiente, explican que durante este mes, cientos de santanderinos tengan que hacer cola para completar un trámite que podría hacerse telemáticamente de una manera sencilla”.