El PRC critica la polÝtica cultural del PP, basada en el ôladrilloö y ôreduccionistaö

Los regionalistas destacan que en septiembre de 2014, el mes del Mundial, llegaron a Santander menos viajeros que en el mismo periodo del a˝o anterior

11 Febrero 2015
  • foto

El portavoz del Grupo municipal regionalista en el Ayuntamiento de Santander, José María Fuentes-Pila, ha criticado hoy la política cultural del equipo de Gobierno, que está “basada en el ladrillo”, no es capaz de generar contenidos culturales, es reduccionista y somete a la ciudad a una “inflación” de eventos que no genera nada más allá de “entretenimiento puntual”.

Fuentes-Pila, quien ha comparecido esta mañana en rueda de prensa, acompañado por la concejala Amparo Coterillo, ha contrapuesto el modelo cultural del PRC, “de personas,  de empleabilidad y de talento”, frente al del Partido Popular, “un modelo básicamente de ladrillo y de infraestructuras”.

Para el portavoz, lo que el alcalde, Íñigo de la Serna, considera por cultura “está muy lejos” de la concepción cultural del PRC, y ha reivindicado un ajuste en la prioridades y un cambio de orientación en la política municipal.

Entre las propuestas de los regionalistas para reorientar la política cultural municipal, Fuentes-Pila ha citado la necesidad de fomentar la cultura de base, con la inversión en talento local y en programas educativos que fomenten la creatividad como medidas concretas, así como crear conocimiento de lo que “somos como ciudad”, mediante, entre otras medidas, la promoción de la investigación histórica y etnográfica de Santander. Además, ha instado a hacer “gestión real”,  con la determinación de líneas estratégicas y el seguimiento y evaluación de las mismas y, por último, ha reclamado un apoyo firme a las industrias culturales y creativas.

Por su parte, Amparo Coterillo ha destacado el “desequilibrio” presupuestario de las distintas partidas destinadas a este ámbito. En concreto, ha señalado en 2014 se destinaron más de 1,1 millones de euros, lo que supone más del cincuenta por ciento del presupuesto total de la Cultura en Santander, a la ejecución de infraestructuras, entre las que ha citado el Museo del Deporte, el centro de interpretación de La Catedral o el refugio antiaéreo, mientras que sólo un nueve por ciento (289.000 euros) se empleó en las actividades de la biblioteca, los premios literarios, Artesantander, la banda de música o el Plan Dinamizador de la Cultura, entre otras cuestiones.


86 afiliados menos

Coterillo considera que el equipo de Gobierno ha demostrado una “incapacidad manifiesta” para la gestión de la cultura, una actuación que basan en “gestionar ladrillo”, “dar dinero a otras entidades para que hagan su propia gestión” y, paralelamente, “minimizar” la actuación municipal en aquellos ámbitos que constituyen la “responsabilidad directa del Ayuntamiento”.

En cuanto al empleo en el sector, la edil ha destacado que en 2014 disminuyeron en 86 los afiliados a la Seguridad Social de la ciudad en actividades relacionadas con las industrias culturales y creativas, al tiempo que ha encontrado “curioso” que el equipo de Gobierno destinase durante ese mismo ejercicio más de un millón de euros a construir museos, mientras que sólo hay nueve afiliados santanderinos en el ámbito de las actividades de bibliotecas, archivos, museos y otras actividades culturales.

Además, ha destacado la caída de más de un veinte por ciento en la afiliación a la Seguridad Social en la actividad editorial, lo que supone un descenso de 64 trabajadores respecto a 2013, y del ocho por ciento en el comercio al por menor de libros.

Por otra parte, Coterillo ha querido “desmontar la falacia” del equipo de Gobierno que vincula las propuestas culturales con la proyección turística de la ciudad. En este sentido, ha destacado que en septiembre del año pasado, el “año del Mundial, cuando toda la actividad cultural estuvo volcada en este evento”, se redujo el número de estancias de viajeros en hoteles respecto al mismo mes del ejercicio anterior.

Por último, la edil ha criticado que el equipo de Gobierno no tiene “mentalidad inversora” y ha considerado que la actuación municipal es un problema de “prioridades, de planificación estratégica y de gestión” y no de falta de presupuesto o crisis.