El PRC condiciona su apoyo al Presupuesto a una rebaja el 20% en el recibo del IBI

Los regionalistas proponen bajar el coeficiente al 0,46, en urbana, y al 0,30, en r˙stica

26 Octubre 2016
  • foto

    Ana Obregˇn, portavoz PRC en Santa MarÝa de Cayˇn.

El Grupo Municipal Regionalista en el Ayuntamiento de Santa María de Cayón ha condicionado su apoyo al presupuesto municipal para 2017 a que el equipo de Gobierno acepte una rebaja del 20% en el recibo del Impuesto de Bienes Inmuebles.

Los regionalistas han propuesto bajar el coeficiente del IBI del 0,52 al 0,46, en urbana, y del 0,41 al 0,30 –el mínimo permitido-, en rústica, lo que supondría “un importante” ahorro a los vecinos, según ha subrayado la portavoz regionalista, Ana Obregón.

Obregón ha incidido en  que los vecinos de Cayón soportan una presión fiscal “excesiva” si se compara con otros municipios de igual e incluso superior población, como puede ser Santander, y lamentado que el alcalde, el ‘popular’ Gastón Gómez, pretenda que los cayoneses “paguen más impuestos que los habitantes de poblaciones como la capital cántabra que dispone de multitud de servicios que no existen en Cayón”.

La portavoz regionalista ha confiado en que la propuesta sea aceptada por el equipo de Gobierno municipal, puesto que los demás grupos de la oposición (PSOE y AIPC) “secundaron” ayer en la Comisión informativa la propuesta que persigue “frenar” las “subidas incesantes e insoportables” que ha experimentado este gravamen desde 2008.

Además, ha recordado que Gómez “siempre insiste en la buena salud económica” del Ayuntamiento motivada por los remanentes positivos de tesorería, por lo que, a su juicio, “no tiene sentido” que los vecinos “soporten esta alta presión fiscal”.

No obstante, Obregón ha señalado que los regionalistas no comparten esa teoría ya que, a parte de las partidas que se destinan al pago de deuda anualmente, el Pleno de mañana va a ver una modificación de crédito por importe cercano a los 500.000 euros para proceder al pago de facturas de este año que no se han pagado, al estar agotadas las partidas presupuestarias correspondientes.

A esta cantidad habría que sumarle, ha añadido, todas las facturas que se quedarán sin pagar en el tercer trimestre de 2016 y otros 400.000 euros destinados a amortizar la deuda municipal contraída con los bancos.

La portavoz regionalista ha explicado que, en total, con cargo al presupuesto de 2017, que asciende a 5,5 millones de euros, el Ayuntamiento deberán hacer frente al pago de casi 1,2 millones de euros en concepto de deuda, tanto a bancos como a proveedores, lo que supone que “el presupuesto para el próximo año ya sale con casi un 25% de su importe consumido antes de haber empezado a ejecutarlo”, ha indicado. 

Para la regionalista, esta es una muestra más de que “los hechos evidencia que Gómez miente sobre su gestión económica”.

Por último, ha desvelado que recientemente el Ayuntamiento ha declarado la “no disponibilidad” de varias partidas económicas, obligado por el requerimiento del Ministerio de Hacienda por no cumplir la regla de gasto.