El Ayuntamiento, junto a partidos, sindicatos y asociaciones de mujeres muestran su rechazo hacia la violencia de gÚnero con la lectura de un manifiesto

La lectura, consensuada por los integrantes del Consejo de la Mujer de Torrelavega, se enmarcan en las actividades programadas con motivo de la celebraciˇn del DÝa Internacional contra la Violencia de GÚnero

25 Noviembre 2015
  • foto

Con motivo de la celebración del Día Internacional de la Violencia de Género, miembros del equipo de gobierno, los partidos políticos de la corporación municipal, sindicatos, asociaciones de mujeres y vecinos y vecinas de Torrelavega se han reunido hoy en el Salón de Plenos Municipal para mostrar su rechazo y condena a la violencia de género con la lectura de un manifiesto.

El texto, redactado por los integrantes del Consejo de la Mujer de Torrelavega, ha sido leído por Patricia Portilla, concejal de Igualdad y Bienestar Social, acompañada por Cecilia Gutiérrez  y María Luz García, en representación de los sindicatos, y de Dolores Herrería en representación de las asociaciones de mujeres.

Portilla ha subrayado que este tipo de violencia es “la mayor desigualdad existente entre hombres y mujeres”, a la vez que ha mostrado su duelo por las 53 víctimas en lo que va de año, una de ellas vecina de Rumoroso. La concejala ha hecho hincapié en la importancia de seguir luchando “por los recursos en materia de violencia de género que existen, que en los últimos años se han visto recortados”.

Herrería, por su parte, ha recordado también a los 39 menores que quedaron huérfanos como consecuencia de la violencia machista. Por ello, ha apostado por la prevención, “con una educación en igualdad y valores, educando sin estereotipos ni roles de género”. Los datos muestran una alarmante tendencia entre los jóvenes, donde se ejerce cada vez más este tipo de violencia.

Desde los sindicatos, tanto Gutiérrez como García han hecho resaltado la necesidad de proteger a las mujeres de la violencia en el ámbito laboral, que sigue siendo “una grave y significativa violación de los derechos humanos”. Han reclamado por ello que las medidas legales se “mejoren y se eliminen las trabas”, y han exigido al Gobierno de España que apoye ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT) “una norma específica para el lugar de trabajo”, que luego pudiera ser ratificada por los países a nivel mundial para “prevenir la violencia de género en el trabajo, y apoyar a las víctimas garantizando los derechos laborales“.