El Ayuntamiento exigirß un vallado seguro a la propiedad del edificio del antiguo Bar Bolado e iniciarß un expediente de ruina

El alcalde confirma que, una vez declarada la ruina, se procederß a la demoliciˇn por parte de la empresa, o bien subsidiariamente por el Ayuntamiento, para garantizar ôla seguridad de los vecinos del entornoö

14 Septiembre 2017

El alcalde de Torrelavega, ha adelantado hoy las medidas que, desde el equipo de gobierno municipal, se están poniendo en marcha, para dar respuesta a la inquietud que ha generado, entre los vecinos de las zonas aledañas, la detección de varios incendios en un mismo edificio en desuso,  en el transcurso del último mes. 

El alcalde ha explicado que,   “estamos preocupados, lo mismo que los vecinos de la zona por los incendios que se han producido” en el edificio que antiguamente ocupaba el Bar Bolado, en la calle Pablo Garnica, y el Ayuntamiento va a tomas “todas las medidas a su alcance”, para evitar la preocupación de los vecinos y “solucionar este problema”.

Según ha explicado el primer regidor municipal, la primera medida que se va a adoptar, a la vista del último incendio, declarado el pasado día 11, consiste en exigir a la empresa propietaria del solar y del edificio “un vallado seguro”, para evitar el acceso incontrolado al edificio y garantizar la seguridad de los vecinos de la zona. Posteriormente, ha dicho el alcalde, se iniciará el expediente para “declarar el estado de ruina del edificio”. La previsible consecuencia del mismo, una vez declarada la ruina, será ordenar a los propietarios la demolición del inmueble, y si no la realizan, la efectuará el Ayuntamiento de forma subsidiaria, y “repercutiendo a los propietarios todos los costes de la demolición del edificio”.

Existen “algunos problemas de tipo legal” ha precisado el alcalde, ya que los propietarios alegan que el juzgado aún no les ha hecho llegar las pertinentes escrituras de propiedad, pero ha garantizado que desde el equipo de gobierno municipal “seguiremos adelante en el camino iniciado, siempre pensando ante todo en la seguridad de los vecinos”: vallado perimetral seguro para que nadie pueda acceder al edificio  y declaración de ruina con la consiguiente demolición. Trataremos de que “en el plazo más breve posible” se pueda dar solución a este problema que están padeciendo los vecinos del entorno.