EL AYUNTAMIENTO CONSTITUIR┴ UNA MESA DE TRABAJO PARA LA MEJORA DEL PARQUE MANUEL BARQU═N

Se contarß con la participaciˇn de una amplia representaciˇn social de la ciudad partiendo de la base del informe sobre el estado del arbolado del parque

27 Septiembre 2017

En la Comisión Informativa de Medio Ambiente celebrada hoy, su presidente, José Luis Urraca Casal, ha avanzado que durante este último trimestre de 2017 se reunirá una mesa de trabajo que recabe las diversas ideas y propuestas para mejorar el parque Manuel Barquín. Se trata, ha explicado el concejal, de dar voz a diversos agentes sociales de la ciudad y profesionales con el fin de abordar la mejora del parque Manuel Barquín de una manera integral.

Así a esa mesa, en la que estarán técnicos municipales, el Centro Especial de Empleo SERCA y los grupos políticos municipales, se cursará invitación a colectivos como el Consejo de Mayores de la ciudad, el Consejo de la Mujer, el Refugio Canino Torres, APEMECAC, las AMPAS de la ciudad, la Asociación Española de Paisajistas, el Colegio de Ingenieros de Montes o el de Ingenieros Ténicos Forestales o COCEMFE Cantabria entre otros colectivos.

De esta manera tendremos una visión lo más global posible, desde el punto de vista de expertos en materia medioambiental que apliquen criterios técnicos en arbolado, para sanear el parque, introducir nuevas especies arbóreas etc, pero también contando con la opinión de sus usuarios, desde los más pequeños hasta los más mayores, así como los dueños de perros, las personas con discapacidad, etc. Y atendiendo también a los distintos usos que tiene o puede tener el parque, de manera que responda a una visión lo más amplia del mismo.

También se contará en esas mesas de trabajo con la participación de una empresa especializada en arboricultura y planificación forestal con experiencia en este campo a modo de consultora.

Urraca Casal ha recordado que también habrá que contar con el proyecto que resulte ganador de Europan, el concurso europeo al que Torrelavega se ha presentado, y que da oportunidad a arquitectos de toda Europa de presentar propuestas para integrar el parque Manuel Barquín y el recinto del Mercado Nacional de Ganados.

Una vez recibidas las  diferentes aportaciones será luego el Ayuntamiento el que elabore un plan de actuación en el conjunto del parque, y también una propuesta de gestión que debe garantizar la preservación y mejora de su masa arbórea a medio y largo plazo.

Este año se materializó un informe sobre el estado del arbolado del parque Manuel Barquín, a través de un proyecto social europeo realizado por el Centro Especial de Empleo SERCA. El estudio pormenorizado sobre los 594 ejemplares arbóreos y arbustivos del parque Manuel Barquín, analizados cada uno con una ficha, señala que el 75, 25% de los mismos se hallan en un estado fitosanitario bueno, un 18,35% se ha clasificado como regular, otro 4,88% se encuentran en un estado malo, mientras que el 1,52% restante de los árboles analizados, ha obtenido la catalogación de muerto. Aquellos que se encontraban en un mal estado o muertos fueron retirados en el mes de agosto.

En cuanto a los parterres, el parque está dividido en 26 (19 en la zona de sombra y 7 en la zona de sol) el 3”86% se halla en un nivel de conservación catalogado como conforme, un 34,62% como conforme mejorable, mientras que el 61,52% restante, ha obtenido catalogación de no conforme.

A las situaciones de conforme mejorable y no conforme se ha llegado por tres motivos fundamentalmente. Por la elevada densidad de plantación en gran parte de los parterres por la falta de planificación que se tuvo en 1947 cuando se plantó. Por el exceso de humedad, debido a la escasa distancia entre ejemplares que ha propiciado la falta de luz. Y por la elevada edad de algunos ejemplares.

Todo ello ha provocado que algunos ejemplares de la parte baja no se encuentran en sus mejores condiciones por un crecimiento desigual, por falta de espacio, otros presentan síntomas como defoliaciones, podredumbres por el ataque de hongos e insectos xilófagos y otros presentan heridas por la pérdida de ramas o por podas necesarias para reducir su tamaño.