El alcalde de CabuÚrniga advierte de un riesgo de desbordamiento en el Saja y acusa a Confederaciˇn y a Delegaciˇn del Gobierno de ômirar para otro ladoö

Gabriel Gómez se declara “impotente” por la falta de soluciones para retirar árboles atascados en el puente de la carretera de Viaña que ponen en peligro a 3 pueblos

29 Enero 2019
  • foto

El alcalde de Cabuérniga, el regionalista Gabriel Gómez, ha advertido hoy de un riesgo de desbordamiento “inminente” del río Saja, que puede afectar a viviendas de las localidades de Renedo, Terán y Sopeña, y ha acusado tanto a la Confederación Hidrográfica como a la Delegación del Gobierno en Cantabria de “mirar para otro lado”. 

Gómez ha realizado esta denuncia pública ante la negativa de las autoridades competentes a autorizar al Ayuntamiento a retirar los árboles que en este momento se encuentran atascados en el puente sobre el río Saja en la carretera de Viaña y que están provocando un desplazamiento del cauce. “Si sube el río, se lleva las casas de los tres pueblos”, ha asegurado. 

Consciente del alcance del problema, el regidor ha intentado contactar con responsables de la Confederación Hidrográfica del Norte, pero sólo ha conseguido ser atendido por “un vigilante”, que le ha indicado que en este momento no puede acceder a la zona y que la empresa encargada de este tipo de labores, la pública Tragsa, no cuenta con medios para intervenir. 

Ante esa falta de soluciones, ha recurrido al delegado del Gobierno, Pablo Zuloaga, con quien le ha resultado “muy difícil” ponerse en contacto y cuando lo ha conseguido “no ha servido para nada”, porque “no ha aportado ninguna solución”. “Su respuesta ha sido que van a valorar los daños”, ha precisado. 

Gómez ha asegurado sentirse “absolutamente impotente”, ya que ni siquiera ha logrado autorización para que el Ayuntamiento pueda intervenir “dentro de sus posibilidades, para paliar algunos de los problemas que sufren los cauces”. 

En este sentido, ha explicado que en situaciones similares el anterior delegado del Gobierno facultaba al Consistorio para actuar y asumía la responsabilidad, una opción que en este momento “ni siquiera se baraja, a pesar de la gravedad de la situación y de los daños terribles que puede llegar a provocar”. 

“Es inaudito que quien debe actuar no lo haga, aduciendo que no tiene medios”, ha lamentado el alcalde cabuérnigo, quien espera que este “sin sentido” no acabe provocando “una desgracia para todos”.