Mazón exige a Ribera “sentido común” para acabar con “el calvario de burocracia” y asegurar el abastecimiento de agua a Santander

El diputado del PRC presentará una moción en el Congreso para urgir la autorización de 26 hectómetros antes de fin de año

Noticias PRC 14 Diciembre 2020
  • foto

    El diputado nacional del PRC, José María Mazón, durante su intervención hoy en el Congreso de los Diputados. (Foto: Congreso de los Diputados)

El diputado nacional del PRC, José María Mazón, ha pedido hoy a la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, “sentido común” para acabar con “el calvario de burocracia” que requiere la autorización necesaria para asegurar el abastecimiento de agua a los municipios de la bahía de Santander y ha urgido una solución definitiva, que permita acabar con este “martirio permanente”. 

Con ese objetivo, y tras el debate de la interpelación que hoy ha planteado a Ribera en el Pleno del Congreso, ha anunciado la presentación de una moción en la que pedirá al Gobierno que apruebe antes de que finalice el año la autorización necesaria para que la Comunidad Autónoma pueda disponer de 26 hectómetros cúbicos del pantano del Ebro y convierta en indefinido el trasvase de 4,99 anuales que ahora requiere permiso en cada ejercicio. 

“Estamos pidiendo una miseria y yo apelo a la racionalidad y al sentido común”, ha recalcado Mazón durante su intervención en el Congreso, en la que ha instado a la ministra a “escuchar” a los técnicos y actuar con “sentido común, sensibilidad y decisión para resolver los problemas de los demás” para aportar a Cantabria una solución que implica “voluntad política”. 

“Lo que pedimos es una autorización permanente de 26 hectómetros cúbicos al año como máximo, de los cuales 5 hectómetros sean para las cuencas cantábricas y el resto se devolverá al embalse”, ha precisado. 

En su respuesta, Ribera ha aludido a tres soluciones posibles y “no incompatibles entre sí”, que van desde la transferencia de un máximo de 4,99 hectómetros por año hidrológico, como la autorizada el pasado 4 de agosto hasta el 30 de septiembre, a una autorización especial para disponer de hasta 25,23 hm3 al año, almacenando previamente ese volumen en el embalse del Ebro para su posterior derivación a Cantabria. La tercera posibilidad pasa por la transferencia de esos 25,25 hectómetros desde la demarcación del Ebro a la del Cantábrico occidental, que requiere la modificación del Plan Hidrológico Nacional. 

Ribera ha apuntado que las dos primeras son las alternativas “más inmediatas y más sencillas” a corto plazo, aunque ha reconocido que el traspaso de 4,99 hectómetros solo garantiza una solución “estacional”. Por ello se ha mostrado partidaria de la segunda vía, que no implica un trasvase, sino un almacenamiento. “Creemos que es una buena solución y es en la que estamos trabajando”, ha explicado. 

De hecho, ha señalado que el Ministerio ha redactado ya con un primer borrador que cuenta con los informes favorables de las confederaciones del Ebro y el Cantábrico y está siendo analizado por la Dirección General del Agua para continuar su tramitación. 

Mazón ha valorado las “buenas palabras” de la ministra, pero ha lamentado que después de dos años de trámites y conversaciones aún no exista una autorización definitiva. “Al PNV no le pasaría esto”, ha apostillado. 

Asimismo, ha subrayado que la Comunidad Autónoma “no entiende por qué no puede tomar toda el agua que necesita del pantano”, ni que se esté “desaprovechando” la infraestructura construida para realizar el bitrasvase, después de una inversión de 100 millones de euros. 

Finalmente, ha realizado un llamamiento a Aragón para que abandone sus reticencias a la autorización que solicita Cantabria, porque “es una cuestión de solidaridad” y “lo que supuso un tremendo sacrificio para los campurrianos”, en alusión a la construcción del pantano, “ha servido para beneficiar a los regantes aragoneses”.