El PRC asegura que el presupuesto de Santander es "ficticio" y anuncia una enmienda a la totalidad para instar a su reelaboración

Fuentes-Pila afirma que el documento presentado por el alcalde tiene un "alto riesgo" de no ejecutarse porque se basa en previsiones "fantasmales"

19 Enero 2012
  • foto

    Jos? Mar?a Fuentes-Pila, junto a las concejalas Amparo Coterillo (a la derecha de la imagen) y Marta Trueba

El Grupo Regionalista en el Ayuntamiento de Santander presentará mañana una enmienda a la totalidad del presupuesto municipal para 2012 al considerar que el proyecto elaborado por el equipo de Gobierno es “ficticio” y tiene un “alto riesgo” de no ejecutarse, porque se basa en previsiones “fantasmales”.

Así lo ha dado a conocer en rueda de prensa el portavoz del PRC, José María Fuentes-Pila, quien ha criticado la actitud “timorata” del alcalde, Iñigo de la Serna, a la hora de reivindicar inversiones al Gobierno de Cantabria, cuya falta de apoyo, sumada al nivel de endeudamiento del municipio, que ronda el 80 por ciento, ha provocado que el capítulo de inversiones sea “escuálido” y esté lejos de convertirse en “un indicador del potencial transformador de la ciudad”.

Fuentes-Pila ha denunciado que el alcalde “no dice la verdad a la ciudadanía” al ocultar que el nivel de endeudamiento del Consistorio “ha superado el límite del 75 por ciento y está casi en el 80”, tal como consta en el informe del interventor municipal que acompaña al presupuesto, y que, en consecuencia, la política de actuación sobre la deuda es “una política de punto final”, que no permite afrontar las inversiones que necesita Santander.

Según ha explicado, el Ayuntamiento acumula una deuda viva de 127 millones de euros, el 69 por ciento del presupuesto de ingresos, que obliga al pago de 3,8 millones en concepto de intereses y 15,5 por amortización; mientras que el capítulo de ingresos desciende un 7,88 por ciento respecto a 2011, sin que esa merma sea paliada con “ningún tipo de inventivo”, y los gastos corrientes y de personal ascienden a 135,8 millones y acaparan el 74 por ciento del presupuesto, “una auténtica barbaridad”, que deja un margen de maniobra “mínimo”.

Además, ha rechazado la “incertidumbre” que el equipo de Gobierno ha provocado al vincular la ejecución de obras de urbanización, las inversiones de movilidad sostenible y la aportación municipal a los programas de formación y empleo a la obtención de 4 millones de euros por la venta de solares y locales de negocio, cuando estas operaciones dependen del mercado inmobiliario y la incierta situación en la que se encuentra.

Del mismo modo, se ha preguntado qué pasará si no se materializa el ingreso de 6,9 millones de euros contemplado en el presupuesto por las plusvalías del convenio urbanístico suscrito con Caja Cantabria, del que dependen proyectos como el puente de Maliaño, el pago de las obras de liquidación del acuerdo de construcción de las sedes de bomberos, el TUS y cocheras, la aportación del Ayuntamiento al Mundial de Vela, las inversiones en el Instituto Municipal de Deportes, las aportaciones al Cabildo de Arriba, e incluso una parte de las operaciones de préstamo.

“Si esto no es preocupante, que venga Dios y lo vea, estamos en una quimera presupuestaria, en la que todo va a depender de los esfuerzos para que lo que es potencial se convierta en real”, ha precisado Fuentes-Pila, antes de lamentar que el alcalde deje en la “incertidumbre” la recuperación del Cabildo y no tenga “empacho” en destinar 400.000 euros a la Fundación Santander Creativa, “su juguete reparado después de la Fundación 2016”, y 800.000 a la Plaza Porticada mientras las inversiones en mercados sólo ascienden a 3.600 euros.

A la vista de esta situación, el PRC cree que plantear enmiendas parciales sería “una irresponsabilidad” y supondría “dar por buenas” las cuentas, razón por la que ha optado por la enmienda a la totalidad, en aras a que el equipo de Gobierno presente un proyecto que no sea “realidad virtual presupuestaria”.

Fuentes-Pila ha confiado en que el alcalde asuma esa necesidad, una vez constatado que el presupuesto actual no permite a Santander “atender la problemática social y laboral que tiene planteada, ni resolver los problemas de acceso a la vivienda y generar un urbanismo sostenible, ni buscar sus señas de identidad en la cultura como estímulo y factor generador de riqueza y empleo, ni ser creíble para los jóvenes, ni ser eficaz y eficiente en la gestión de lo público”.