El PRC de Santander reclama una soluciˇn para los vecinos de Nueva Monta˝a para acabar con los episodios de vertidos en la RÝa de Raos

Los regionalistas mantuvieron un encuentro con vecinos de la zona cansados de denunciar los problemas de insalubridad

15 Octubre 2019
  • foto

El grupo municipal regionalista en el Ayuntamiento de Santander, encabezado por su portavoz, José María Fuentes Pila, mantuvo recientemente una reunión con vecinos de Nueva Montaña quienes le trasladaron su malestar ante un problema que lleva años sin solucionarse como son los vertidos a la Ría de Raos.

 

Durante el encuentro, los vecinos dieron a conocer a los concejales regionalistas los focos de vertidos incontrolados detectados a lo largo de la senda fluvial que bordea el barrio, apuntando su posible foco de origen en la propia estación de bombeo de Santiago el Mayor situada al final de la ría.

 

El portavoz regionalista, José Maria Fuentes Pila, les comunicó su intención de  instar al equipo de gobierno a que de una vez por todas actúe en esta materia y medie con las administraciones competentes para buscar entre todos una alternativa que ponga fin a estos episodios. “La solución no pasa por seguir dejando correr el tiempo a ver si los vecinos se olvidan o con suerte no vuelve a ver vertidos, la cuestión es que existe un problema y debe ponerse en marcha un protocolo de actuación que marque que directrices a tomar e involucrar a todos aquellos organismos involucrados”, indicó el portavoz.

 

“Al parecer se da la circunstancia, como nos comentaron los vecinos, de que la falta de mantenimiento de las compuertas de Marino de La Fuente está impidiendo la entrada del agua del mar para ayudar a la limpieza de la ría, ya que al estar las compuertas cerradas  se impide el flujo del agua, circunstancia que debe corregirse para que no siga  dilatándose en el tiempo su correcto funcionamiento”, añadió Fuentes Pila.

 

La mejora de las conexiones del transporte urbano municipal con este barrio en materia de frecuencias, ya que actualmente la media de espera es de 35 minutos de espera, y el aumento de plazas de aparcamiento en la zona fueron otras de las reivindicaciones planteadas por los vecinos.