El PRC urge al equipo de gobierno a dar una solución definitiva a los "malos olores" del Sardinero

"La mala gestión del PP es la causante de que se siga exhibiendo la imagen de unas playas sucias en la ciudad", apunta Sierra

17 Agosto 2010
  • foto

    Francisco Sierra, portavoz PRC Santander

El Grupo Municipal Regionalista ha pedido al equipo de gobierno que busque una solución "definitiva" y "cuanto antes", a los malos olores que se generan en la segunda playa del Sardinero a consecuencia de la desembocadura en el mar de aguas fecales.

Para los regionalistas "esta circunstancia ya no se puede calificar de un hecho puntual como denominó la responsable de la Concejalía de Medio Ambiente ya que se ha vuelto a repetir en el transcurso de tan sólo una semana. Asimismo, el testimonio de varios vecinos de la zona, corroboran que esta lamentable situación lleva repitiéndose en los últimos años".

"Santander no puede seguir exhibiendo la imagen de una ciudad cuya principal patrimonio, como son sus playas, están sucias si es que verdaderamente aspiramos a ofrecer un turismo de calidad. En este sentido, lamentamos que dichos episodios puedan llegan a influir negativamente en un futuro en la ocupación turística de la ciudad", indica el portavoz regionalista, Francisco Sierra.

Para Sierra, que "estos "accidentes" se reiteren en el tiempo es responsabilidad de la mala gestión del Partido Popular quien aboga por escabullirse de los verdaderos problemas de la ciudad. Creemos que la existencia de una ordenanza que regulase el uso y la gestión de las playas, tal y como llevamos pidiendo los regionalistas,  permite atajar situaciones de estas características".

Los regionalistas insisten en que el equipo de gobierno debe poner "un mayor interés" sobre los asuntos relacionados con la salud pública en la ciudad y, ante los acontecimientos ocurridos este verano en las playas del municipio, "Entendemos que es el momento de reaccionar, poner los medios y plantear medidas basadas en el estudio y análisis de lo ocurrido ya que es una responsabilidad política, el deber de prevenir", finalizó Sierra.