El PRC sostiene que la subida del IBI es brutal y reclama al Ayuntamiento que actúe para aminorarla

Si quieren que nos creamos su "regionalismo pragmático" aquí­ tienen un ejemplo. De lo contrario hablarí­amos de "provincianismo abnegado"

20 Abril 2012

El secretario general del PRC en Santander y portavoz municipal, José María Fuentes-Pila, ha calificado de brutal la subida del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) y reclama al Ayuntamiento que asuma su responsabilidad en la gestión del tributo, aminorando la subida gubernamental con el aumento de bonificaciones.

Fuentes-Pila afirma que esta es una oportunidad pintiparada para que el PP demuestre si es regionalista o no, como parece se quiere calificar ahora. Una formación regionalista actuaría sobre el IBI en el tramo de sus competencias, que las tiene, aumentando las bonificaciones. Eso es “regionalismo pragmático”, actuar sobre lo que puedes actuar y no excusarse en la decisión de la subida catastral del Gobierno de Zapatero o de la subida del IBI del Gobierno de Rajoy,  para no hacer nada. De hecho, cuando se revisó el catastro, el PP no dijo nada porque, en el fondo, se trataba de una decisión que les beneficiaba al recaudar más sin suponer ningún coste político. Y ahora que lo ha subido Rajoy, menos va a decir, nada más que aplaudir.

Si el Ayuntamiento no actúa, estará dando muestras de “provincianismo abnegado”, esto es, aceptar sin rechistar lo que dice Madrid y trasladar la imagen que no se puede hacer nada. No es cierto, no sólo se puede protestar, sino que se puede aminorar la decisión del Gobierno central y se puede actuar para que los santanderinos no se vean tan afectados por una subida que tiene de media del 60%.  Luego al alcalde se le llena la boca diciendo que trabajan para aminorar los impuestos a los ciudadanos porque hay que ser conscientes de la crisis, pero lo cierto es que entre la subida del agua, basuras y alcantarillado, la subida de tasas y esta del IBI, el santanderino está exprimido al máximo.

La subida del IBI es todavía más sangrante porque no va acompañada de la actualización del “callejero fiscal”, una demanda que el PRC viene reclamando desde hace años porque en Santander, todavía se pagan más impuestos en zonas de Castilla-Hermida o el Cabildo que en El Sardinero.