El PRC dice que "al Partido Popular se le ha hecho de noche" con la propuesta de apertura nocturna del comercio en Santander

"Denuncia la inoperancia del equipo de gobierno en el área de comercio y mercados", indica Pérez

4 Marzo 2010
  • foto

    antonio P?rez, concejal PRC Santander

El concejal regionalista, Antonio Pérez, ha denunciado la ineptitud del equipo de gobierno en el área de mercados y comercio, personificada en "una falta de inversión del Partido Popular".

Según Pérez, "el Partido Popular constantemente promete actuaciones que luego no cumple como es el caso de  la reforma integral del Mercado de la Esperanza. Dicho proyecto se reduce ahora a un cambio de cubierta del mercado, y no dudan ni un ápice en presentarlo como inversión municipal, aparte de ser la única en esta área, cuando dicha mejora se va a financiar con fondos del Plan E". 

A ello se suma otra promesa electoral como el gran centro comercial en el Mercado de Méjico, donde incluso se llegaron a comprometer a una recolocación de los comerciantes. "Ahora de nuevo vuelven a poner en marcha su táctica de distracción, reuniéndose con diversos colectivos, cuyo resultado será como hasta ahora, nada"

Asimismo, añade "que Santander comercialmente sea una ciudad muerta durante los fines de semana, se debe exclusivamente a la nula gestión del equipo de gobierno que no ha hecho nada por reactivar dicha actividad. Proponen la apertura nocturna de los comercios, lo que denota que se les ha hecho de noche a los populares".

"Se alzan pioneros de iniciativas que relanzan el comercio, como la Feria de Stock,  cuando quien lo organiza es una empresa privada. La labor del equipo de gobierno se resume en acudir a la inauguración y salir en la foto".

El edil Antonio Pérez recuerda que durante el mandato de los regionalistas en esta área, se llevaron a cabo actuaciones como la reordenación de los mercadillos exteriores de mutuo acuerdo con los vendedores ambulantes a través de puestos marco mientras que, "a día de hoy dichos mercadillos parecen tercermundistas"; también había un horario de carga y descarga para los vehículos "ahora se juntan coches en fila después de las diez de la mañana entorpeciendo la circulación"; e incluso se instalaron cámaras frigoríficas en lo que era el garaje municipal anexo al mercado de la Esperanza para crear una consigna de recepción de productos perecederos y servirlos a domicilio por parte de los comerciantes a sus clientes "después de siete años ni garaje, ni consigna".

Los regionalistas insisten en que no se ha invertido ni un solo euro ni siquiera en pintura ni en los desperfectos estructurales que sufrió el edificio a consecuencia de la construcción del subterráneo de la Esperanza, "los cuales aún siguen apuntalados", matizó Pérez.