El PRC de Santander considera que la evolución de la ciudad a través de las polí­ticas culturales "es posible", ya que "influye en el desarrollo económico y social"

Han señalado que "después del fracaso de la Candidatura de Santander a Capital Europea de la Cultura en 2016, nos vemos obligados a reflexionar sobre la gran pérdida que supone la falta de una polí­tica coherente por parte del Ayuntamiento"

18 Febrero 2011
  • foto

Para el Grupo Municipal Regionalista la Candidatura 2016 no era "un medio" sino "un fin en sí mismo" para generar un cuerpo de cultura que, independientemente del resultado final de la candidatura, se orientara hacia la creación de un Santander de futuro en el que la cultura, el ocio y la creatividad se consolidaran como fuente de bienestar, convivencia y desarrollo local. Desde el PRC de Santander aseguran que "es posible" desarrollar un modelo de ciudad que tenga "como eje vertebrador la cultura" y, de esta forma, "aprovechar su capacidad para generar empleo, dinamismo económico y cohesión social". Consideran que la cultura "no puede considerarse un artículo de lujo ni los ciudadanos deben ser receptores pasivos del hecho cultural".

El candidato a la alcaldía de Santander, José María Fuentes-Pila, ha realizado estas declaraciones en la rueda de prensa ofrecida hoy en la sede del partido, donde ha estado acompañado por Amparo Coterillo, miembro del comité local.

Desde el PRC en el Ayuntamiento creen en el "potencial cultural innegable" que tiene Santander, por lo que "debe convertirse" en un escenario cultural, educativo de primera magnitud. Para ello, la ciudad "debe hacer un esfuerzo en la búsqueda de la equidad entre barrios, la participación comunitaria y la tendencia a la igualdad de oportunidades", permitiendo que, sobre todo los jóvenes, tengan "voz activa y activista" respecto a las necesidades reales y sentidas en materia cultural, de ocio y tiempo libre.

Han recordado que "en nuestra ciudad" confluyen historia, transculturalidad, modernidad y posmodernidad" por lo que es "necesario" favorecer que la cultura sea un "vehículo educativo, cohesivo, de crecimiento individual y social".

Objetivos generales del modelo cultural

Para el Grupo Municipal Regionalista, los objetivos generales son siete:

a. Crear industria y por lo tanto empleo, basados en la innovación y la creatividad, generando además un empleo de calidad.

b. Promover un modelo consecuente con la crisis actual que, frente al gasto, busque la inversión y la eficacia de los recursos existentes.

c. Establecer a través de la cultura una identidad de lo local que posicione a la ciudad en un marco global poniendo en valor los recursos culturales, naturales y de patrimonio de Santander.

d. Crear una red de servicios culturales que sean puente entre creadores y público.

e. Promover una cultura activa y participativa a escala local que continúe más allá del "acto cultural" en sí mismo.

f. Mejorar los escenarios potenciales de cultura y ocio con el fin de poner en valor el arte y la cultura desde principios comunitarios.

g. Poner en valor los recursos naturales de la ciudad de Santander como promotores de cultura y creatividad.

Han concluido manifestando su "apoyo decidido" a las INDUSTRIAS CULTURALES Y CREATIVAS, la relación entre FORMACIÓN Y EMPLEO en el sector cultural, la creación de UNA RED MUSEÍSTICA DE LA CIUDAD Y DE ITINERARIOS CULTURALES, y la dotación de CENTROS CÍVICOS con una programación coordinada "basada en las necesidades sociales de cada barrio".

Intervención en infraestructuras

El Grupo Municipal Regionalista considera que la intervención en infraestructuras es un "aspecto clave" para vertebrar la conexión entre espacio y actividad social, para que las calles de Santander se conviertan en "arterias" por donde discurra la actividad cultural. Sus propuestas contemplan la construcción de equipos culturales y de ocio "necesarios en cada barrio de Santander" como la instalación de una cubierta en la Plaza Porticada, la transformación del edificio del Banco de España en un centro de cultura contemporánea y ocio, o la creación de un centro cívico y de ocio en la zona de Varadero para complementar la actividad de la Biblioteca Central.

De esta forma, con la Plaza Porticada convertida en el "corazón cultural" de la ciudad, "favoreceremos" la vida económica y turística del centro de Santander, de manera que "podamos recuperar el pulso de un centro dinámico, atractivo y participativo". Y han añadido que este punto de referencia "permitiría poner en valor" otros escenarios de ocio, como el Templete de la Plaza de Pombo, los Jardines de Pereda o Puerto Chico.

Por su parte, la construcción de un centro cívico y de ocio en la zona de Varadero tendría el mismo efecto el Barrio Pesquero y por extensión en la zona de Castilla-Hermida, al mismo tiempo, contribuiría a la regeneración urbanística y el favorecimiento de la cohesión social del Barrio Pesquero.